Mientras Europa se prepara para un invierno inusual debido a la crisis del suministro de energía, Grecia avanza en uno de los proyectos energéticos más ambiciosos de la Unión Europea: la interconexión de su red eléctrica con la de Egipto, informa Hisham Allam (IPS) desde el Cairo.

Un cable submarino transportará 3000 megavatios (MW) de electricidad para alimentar hasta 450.000 hogares desde el norte de Egipto hasta la península de Ática, sobre el mar Egeo, en el centro de Grecia.

Según destacó la presidencia de Egipto en septiembre, la interconexión entre dos países a los que separan solo seiscientos kilómetros a un lado y otro del mar Mediterráneo, en sus puntos más cercanos, el proyecto pretende no solo suministrar electricidad limpia a Grecia, sino desde ahí al resto de la Unión Europea (UE), lo que mejorará su seguridad energética.

En octubre, ambos países confirmaron el tendido del primer cable submarino del Mediterráneo para transportar a Europa la electricidad generada por la energía solar y eólica en el norte de África. La longitud total del tendido es de 1373 kilómetros.

El griego Grupo Copelouzos, dedicado a las energías renovables y el gas natural entre otras actividades, está a cargo del proyecto de interconexión eléctrica, y sus ejecutivos se reunieron con los dirigentes egipcios en octubre para acelerar el proceso.

El acuerdo llega en un momento en que Grecia, Chipre e Israel quieren invertir novecientos millones de dólares en la construcción de una línea que conecte Europa y Asia y que será el cable energético más largo y profundo del Mediterráneo.

En una ceremonia celebrada en Atenas hace un año, el ministro griego de Energía, Costas Skrickas, y su homólogo egipcio, Mohamed Shaker, firmaron un memorando de entendimiento sobre el proyecto.

«Esta conexión beneficia a Grecia, Egipto y la Unión Europea», dijo Skrickas entonces, sobre un proyecto que supondrá una inversión de cuatro mil millones de dólares.

Explicó que el proyecto ayudará a construir un centro energético en el Mediterráneo oriental y a mejorar la seguridad energética de la región.

Además de aumentar la proporción de fuentes de energía renovable en la combinación energética y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en el sector energético, se prevé que el proyecto permita la exportación de energía renovable de Egipto a Grecia en períodos de alta generación de energía renovable y viceversa.

Según Ayman Hamza, portavoz del egipcio Ministerio de Electricidad, el proyecto de conectividad eléctrica egipcio-griego tiene importantes beneficios técnicos, económicos, medioambientales y sociales.

El proyecto pretende establecer una sólida red de interconexión en el Mediterráneo Oriental para aumentar la seguridad y fiabilidad del suministro energético, así como para ayudar en caso de averías, interrupciones y emergencias de la red de transmisión, y para aumentar el nivel de seguridad del suministro eléctrico.

«La interconexión, que está previsto que comience a operar en 2028, es un componente importante de las relaciones estratégicas y la cooperación que mantienen ambas naciones», dijo Hamza a IPS.

Para el funcionario egipcio el tendido submarino «acelerará el desarrollo del corredor energético aumentando el suministro de electricidad a Egipto y Grecia, al tiempo que equilibrará la demanda de energía, fomentará las respuestas a los desafíos del cambio climático y reducirá las emisiones».

El portavoz ministerial recordó que Egipto ya ha rubricado «dieciséis memorandos de entendimiento relacionados con el hidrógeno verde» y puntualizó que «hay una gran demanda de inversores para invertir en energías renovables, ya sea el sol o el viento».

La posibilidad de que Egipto aumente su posición como actor en las energías renovables, continuó, es posible gracias a que un gran número de inversores están impulsando con sus capitales proyectos de energía solar y eólica.

El funcionario cree que Egipto se convertirá en un centro regional de energías renovables: «Egipto tiene líneas de interconexión eléctrica con Libia y Sudán, y estamos colaborando con otras organizaciones africanas para dar pasos importantes para conectar África y Europa mediante la interconexión eléctrica», dijo.

Hamza remarcó que «dado que África es una importante fuente de energía, esto beneficiará a ambos continentes».

Según Farouk al Hakim, secretario general de la Sociedad Egipcia de Ingenieros Eléctricos, la exportación de electricidad de Egipto remarca el superávit energético del país.

Un hecho, a su juicio, que genera un importante rendimiento económico, fortalece la posición política de Egipto y lo transforma en un centro energético regional, además de aportar numerosas oportunidades de empleo.

Al Hakim dijo a IPS que Egipto tiene un importante superávit debido a la instalación de tres enormes centrales eléctricas en los últimos años en la capital administrativa, Burullus, y en Beni Suef, así como de plantas solares, incluida la de Benban, que es la mayor de África y Medio Oriente.

La interconexión eléctrica ofrece muchas ventajas en la actual geopolítica de la energía, consideró, sobre todo teniendo en cuenta que los países de la Unión Europea y otros muchos de mundo sufren una crisis energética debido al conflicto generado por la invasión de Rusia a Ucrania.

Por lo tanto, concluyó, es una buena idea empezar con la interconexión con uno de los países de la UE, como es Grecia, que ha compartido su historia con Egipto y Chipre, involucrado también en el proyecto.

Los editores de Aquí Madrid valoran las informaciones y artículos recibidos en la redacción con criterios profesionales y tienen la obligación de cumplir con la política editorial del periódico sobre buenas prácticas profesionales.

Deja un comentario