Fin del confinamiento para niños: «fue una sensación rara»

Mateo y otros niños y niñas cuentan a Aquí Madrid como ha sido su regreso a las calles

Mateo y Julieta jugando

Marta Cruz Andrés

El 27 de abril de 2020 los niños de hasta catorce años pudieron pasear alrededor de su casa con uno de los progenitores, y nos contaron cómo fue esa salida del confinamiento decretado por la pandemia de la COVID-19. 

Ahora las actividades diarias de los menores no sólo serán los deberes del colegio, hacer bizcochos caseros y recoger los juguetes del salón, también podrán jugar fuera de casa y reponer las reservas de Vitamina D de su cuerpo. 

Pero con unas normas a seguir: Los paseos serán de una hora como mucho, con un kilómetro máximo de distancia desde el domicilio, con un tutor y hasta tres infantes a la vez, pero siempre deberán respetar las distancias de seguridad con los demás viandantes. 

Una medida, solicitada, especialmente por los padres al ver que los niños cada vez aguantaban menos la tensión provocada por el aislamiento. 

En la Comunidad de Madrid han sido varios los menores que han compartido su experiencia. 

Iria Valero vive en Villaverde (Madrid) y el pasado domingo salió con su madre a caminar durante 45 minutos. Un momento que, asegura, «le gustó mucho». Un paseo que no sólo aprovechó para disfrutar del sol en el rostro y el aire limpio de Madrid, porque coincidió con una de las amistades del colegio y pudieron grabar un vídeo de Tik Tok guardando siempre la distancia de seguridad.

Los paseos se disfrutan con hermanos

Otra historia es la de Luis y Olga, dos hermanos de seis y tres años respectivamente. Aunque un familiar suyo afirma que el confinamiento lo han llevado «bastante bien porque han estado jugando y cocinando», en los últimos días la situación había cambiado en casa porque ya estaban hastiados. Estos días han podido salir, y el mayor, Luis, ha podido por fin retomar la bicicleta.

Pero ellos no son la única pareja de hermanos que han caminado por su barrio. Ainhoa y Pablo viven en el barrio madrileño de Aluche, y el primer día anduvieron por las calles aledañas a su casa, con la suerte de que sus abuelos viven a menos de un kilómetro desde su hogar y, como dice el pequeño Pablo «pudimos ver a la yaya en la terraza». Ainhoa añade que «todo el tiempo cumplimos las medidas de seguridad y llevamos guantes y mascarillas». 

Padre e hija de paseo respetando las normas. Foto @Kontxaki

El pasado domingo, cuando los pequeños tenían el permiso para salir de casa, algunas imágenes de aglomeraciones de gente se hicieron virales, pero desde las instituciones aseguran que fueron casos puntuales, puesto que la mayoría de los ciudadanos respetaron las normas

Es el caso de Mateo y Julieta, quienes viven en Cataluña y ambos han podido disfrutar del sol y el paseo fuera del domicilio. Pero Mateo asegura que «estaba contento pero fue una sensación rara, porque parecía que se acababa el mundo, había muchos agentes de policía y poca gente por la calle». 

Joen en su paseo por Jerez de la Frontera (Cádiz)

«Pueden liberar la ansiedad acumulada»

Estas salidas también cambian la forma de disfrutar este tiempo libre en el exterior, porque los niños están más controlados y cambian la forma de divertirse. 

Julieta asegura que «me gustó salir pero no me gustó no ver a mis amigos, y tampoco pude tocar nada». 

Otro sector de la población que se beneficia de estas salidas son los acompañantes, tanto por la posibilidad de salir como por la mejora de la convivencia, pues como afirma la madre de Mateo y Julieta, Nati, «ahora con estas salidas gastan energía y pueden liberar la ansiedad acumulada por el aislamiento. Además, ya los últimos días todo les aburría». 

Joen, de Jerez de la Frontera (Cádiz), aclara que le gustan estas salidas porque «está muy aburrido, e incluso le duele la cabeza de estar mirando la pantalla para hacer los deberes». 

Aunque no solo es pasar tiempo en la calle lo que puede marcar la diferencia, porque por su zona, asegura, «todo está vacío y no puedo jugar al fútbol con más niños». 

Los editores de Aquí Madrid valoran las informaciones y artículos recibidos en la redacción con criterios profesionales y tienen la obligación de cumplir con la política editorial del periódico sobre buenas prácticas profesionales.

Deja un comentario