El desarrollo de la frontera compartida entre España y Portugal -más de 1200 kilómetros- centró la cumbre hispano lusa que se celebró el sábado 10 de octubre de 2020 con la presencia  de los jefes de Gobierno, Pedro Sánchez y Antonio Costa.

El encuentro tuvo lugar en el Centro de Estudios Ibéricos y en la Galería de Arte de la localidad portuguesa de Guarda

Los dos países mostraron su respaldo a la mejoría de las infraestructuras, la movilidad supranacional y la eficiencia energética. Se trata de una estrategia con «medidas tangibles» para garantizar la cohesión, la igualdad de oportunidades y los servicios públicos y «poner fin al efecto frontera y a los costes» que conllevan.

Durante el encuentro tuvo lugar la firma de la ‘Estrategia común de desarrollo transfronterizo’ y la presentación del estudio ‘La proyección internacional del español y del portugués: el potencial de la proximidad lingüística’ en el teatro municipal de Guarda, un acto que puso el colofón a la cumbre hispano-lusa.

El área fronteriza en Portugal beneficiará a 145 municipios y 1,6 millones de habitantes -el 60 por ciento de la superficie-, y en España, a 3,3 millones de 1231 localidades -un 17 por ciento de la superficie-. En total, se beneficiarán regiones en las que viven más de cinco millones de personas.

La frontera supone 1200 kilómetros desde Valença do Minho, en el Alto Minho pasando por Bragança en Tras-os-montes, Guarda en la Beira interior, Castelo Branco en el Alentejo hasta llegar a Faro, en el Algarve.

En España las comunidades autónomas afectadas directamente son cuatro: Galicia, Castilla y León, Extremadura y Andalucía, incluyendo importantes ciudades y localidades desde Vigo hasta Ourense, Zamora, Salamanca, Cáceres, Badajoz y Huelva.

Infraestructuras

En cuanto a las infraestructuras ferroviarias, Sánchez aseguró que la llegada del AVE a Galicia, que acabará «muy pronto», beneficiará también a Portugal. En este sentido, se abordó la mejora de la conexión ferroviaria Oporto-Vigo, a través del tren Celta, con la finalización de las obras de electrificación del lado español. También existe un compromiso del Gobierno con Extremadura en cuanto al transporte ferroviario

Por su parte, el ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, aseguró a través de una cuenta  de una red social que ambos países siguen trabajando para que el Corredor Atlántico, el AVE Madrid-Lisboa y el eje Vigo-Oporto «sean una realidad».

En la agenda final se menciona también la plataforma logística  Elvas-Badajoz y el Eje Atlántico (Lisboa-Oporto-Vigo-Santiago de Compostela- Coruña). 

En cuanto a las infraestructuras terrestres se mencionan expresamente la inclusión del tramo vial de la N-308 portuguesa desde Bragança hasta la frontera de Rio de Onor, incluida en el Plan del Gobierno luso 2020-2027 que deberá enlazar desde España hacia Puebla de Sanabria.

En este sentido, la parte española deberá reconvertir la vía rápida  ZA-921 y ZA-V-2639 que transcurre desde Puebla de Sanabria a la frontera portuguesa hacia Rihonor de Castilla, a través de 15,8 kilómetros. 

Portugal también ha incluido la construcción de la autovía de Monfortinho a Castelo Branco. En concreto, la IC-31, autovía portuguesa enlazaría la A-23, a la altura de Alcains (freguesia de Castelo Branco) con la localidad fronteriza de Monfortinho, con un total de 54 kilómetros.

El Ejecutivo autonómico extremeño se comprometió a construir los 18,5 kilómetros que faltan entre Moraleja y Monfortinho –con un coste de unos 95 millones de euros– cuando Portugal decidiera rescatar su proyecto para construir el citado enlace a través de la IC-31.

Otra conexión será la de Miranda do Douro a Zamora por Sayago y la conclusión de los de 3,5 kilómetros que unirá la A-25 lusa, desde Vilar Formoso con la A-62, que se inicia en la parte española en Fuentes de Oñoro. 

Otras conexiones son un nuevo puente internacional en el rio Sever entre Nisa, en el Alentejo y la localidad cacereña de Cedillo y el puente entre Alcoutim, en Portugal, con la onubense Sanlúcar de Guadiana.

Lo que no figura expresamente es la N-122 y la futura conexión por autovía para evitar el casco urbano de Alcañices en Zamora, uno de los puntos negros que se prolongan durante años y años. Pero lo cierto es que aún no hay proyecto para este desdoble y harían falta medidas concretas.

Por su parte, la Junta de Andalucía que preside hasta 2022 la eurorregión Alentejo-Algarve-Andalucía había reclamado la construcción de la línea férrea Huelva-Faro mediante un puente ferroviario por el río Guadiana, así como el puente entre Alcoutim en Portugal con la onubense Sanlúcar de Guadiana.

Por otro lado, Portugal había anunciado y se incluye la posibilidad de eximir a los trabajadores transfronterizos del pago de peajes en las autovías lusas próximas a la Raya: «La idea es que un trabajador pueda pasar la frontera sin restricciones», explicó la ministra lusa de Cohesión Territorial, Ana Abrunhosa.

También, la regulación del trabajador transfronterizo que abarca desde  una tarjeta sanitaria transfronteriza, servicios de emergencias conjuntos, educación bilingüe… e incluso vigilancia de costas y promover destinos turísticos ibéricos en zonas despobladas, así como proyectos culturales transfronterizos.

La última cumbre hispanolusa fue hace dos años, en 2018, en Valladolid.

Periodista. Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Autónoma de Barcelona, rama Periodismo con cursos de doctorado, estudios sobre Marruecos contemporáneo y el Sáhara Occidental. Más de 30 años de periodismo, la mayoría en prensa escrita, ha trabajado a ambas orillas del Estrecho de Gibraltar, casi 13 años en el extinto diario El Faro Información, en Algeciras, donde empezó de redactor y del que fue su último director y en Tánger dos años en un diario digital. Además ha participado en la mayoría de los Congresos de Periodistas del Estrecho desde el inicial en 1993 hasta el último en 2019. Gran aficionado al ajedrez y amante de Portugal. Ha publicado un libro, ‘Artículos periodísticos. Apuntes para la historia de la prensa de Algeciras’.

Deja un comentario