El año 2021 ha comenzado con unas cifras aterradoras si hablamos de mortalidad. Según el Sistema de Vigilancia de la mortalidad diaria (MoMo), se estima que existe un exceso de ocho mil trescientas siete vidas desde que arrancara el año hace poco más de treinta y siete días.

Según informa Servimedia, entre el 4 de enero y el 1 de febrero, tiempo en el que se ha detectado el último período de exceso de mortalidad, se registraron ocho mil tres muertes confirmadas por COVID-19, según los informes diarios que publica el Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias. En el mismo tiempo se ha detectado un exceso de mortalidad de ocho mil trescientos siete decesos.

El grupo de edad más azotado es el de las personas de más de 74 años, que ha registrado 6624 fallecimientos más de los esperados, con un exceso del 23,5 por ciento. En segundo lugar están aquellas personas de 65 a 74 años, entre los que se ha detectado un exceso de 1036 muertes, un 20, 6 por ciento más. No obstante, los datos del MoMo también apuntan a un exceso de 600 decesos en la mortalidad entre los menores de 65 años, un doce por ciento más.

Mediante el sistema MoMo, el Centro Nacional de Epidemiología estima los excesos de mortalidad por todas las causas. Es decir, el exceso no tiene por qué responder necesariamente a una sobremortalidad causada por el coronavirus, aunque influye notablemente.

En este sentido, las muertes confirmadas por coronavirus ocuparían el 96 por ciento del exceso de mortalidad registrado por el Sistema de Vigilancia de la mortalidad diaria, aunque hay que tener en cuenta que también puede influir la saturación de los hospitales y las unidades de cuidados intensivos (UCI) o la reducción de los casos de gripe a consecuencia de las medidas de prevención de contagios de COVID-19.

Periodista. Doctora en Ciencias de la Información. PhD. Máster en Dirección Comercial y Marketing. Fotógrafo. Consultora de Comunicación Socia directora LOQUETUNOVES.COM; Presidenta de D.O.C.E.( Discapacitados Otros Ciegos de España); Secretaria General del Consejo Español para la Defensa de la Discapacidad y la Dependencia (CEDDD); Miembro del CEDDD autonómico de la Comunidad de Madrid; Miembro del Consejo Asesor de la Fundación López-Ibor; Miembro del Comité de Ética de Eulen Sociosanitarios; Miembro de The International Media Conferences on Human Rights (United Nations, Switzerland); exdirectora del diario Qué Dicen. Divulgadora científica, comprometida con la discapacidad y la accesibilidad universal. Embajadora de honor "Ñ". Representante en EASPD Europe del CEDDD Inclusive Life

Deja un comentario