Las ayudas públicas concedidas en España representaron el 0,39 por ciento del PIB nacional en el año 2018, lo que supone un aumento frente al 0,31 por ciento del ejercicio previo, pero ni siquiera llega a suponer la mitad del ratio conjunto de la UE-28, situado por entonces en el 0,81 por ciento. Coloca además al país como el tercero de la UE con menos recurso al Erario, tras Irlanda, Luxemburgo y Grecia.

Son datos del Informe Anual sobre ayudas públicas divulgado este miércoles por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), donde también efectúa una comparativa muy preliminar del uso de mecanismos de ayuda a empresas, familias, trabajadores y autónomos para encarar la situación creada por la COVID-19, informa Servimedia.

Con datos hasta junio del 2020, Alemania se situaría como «líder destacado en lo referente al volumen de ayuda aprobada», con mecanismos puestos en marcha por valor de 820 mil millones de euros. Supera, por tanto, los 450 mil millones aprobados por entonces por Italia, los 300 mil millones de Francia, los 380 mil millones de Reino Unido o los cien mil aprobados a foto fija de junio también por España.

Sin embargo, en ejecución de programas constata que España y Francia iban, por entonces, a la cabeza de dichos países con ayuda utilizada por un valor equivalente a alrededor del cuatro por ciento del PIB; frente al tres por ciento de Italia, el dos por ciento de Reino Unido o el uno por ciento de Alemania.

Su desarrollo final lo analizará en los siguientes informes anuales, ya que es una cifra móvil según recuerda la CNMC, subrayando que en España la cifra de medidas aprobadas subía ya en septiembre a más de 150 mil millones de cantidad nominal y, al menos, 84 mil millones de cantidad utilizada, lo que representa cerca del seis por ciento del PIB nacional.

Los últimos datos cerrados de ejercicio son los correspondientes, por tanto, al 2018, donde aprecia un aumento pero el ratio continúa siendo menos de la mitad del correspondiente a los países de la Unión Europea.

España, cuarto país europeo en ayudas públicas

España es el cuarto Estado miembro de la UE-28 con menos ayudas públicas en porcentaje del PIB nacional, después de Irlanda (0,10 por ciento), Luxemburgo (0,32 por ciento) y Grecia (0,18 por ciento). Los países del norte y del centro de Europa son, de lejos, los mayores concedentes de ayudas dentro de la UE. El mayor ratio corresponde a Austria (0,83 por ciento), Hungría (0,71por ciento) y Eslovaquia (0,72 por ciento).

Según la CNMC, el incremento observado en España se ha producido, sobre todo, en las ayudas que se denominan horizontales, un tipo de subvenciones que no están restringidas a sectores económicos concretos, mientras que las sectoriales redujeron su peso.

Para el organismo de Competencia esta evolución es «un dato positivo», ya que »las ayudas horizontales presentan menores distorsiones a la competencia, y son prioritarias para la UE».

En cuanto a su destino, el informe indica que se dedicaron recursos, sobre todo, a ayudas a consumidores individuales (por ejemplo, ayudas a residentes extra peninsulares) y relativamente menos recursos a favorecer la transición ecológica y energética, en comparación con la media de la UE-28. Además confirma que desde el 2014 no se han otorgado nuevas ayudas al sector financiero.

El organismo efectúa un estrecho seguimiento de estos programas públicos de soporte porque, si bien son una herramienta «efectiva para ayudar a resolver fallos de mercado y apoyar otras políticas públicas», pueden introducir distorsiones en los mercados, «perjudicando la libre competencia y el bienestar económico general».

Los editores de Aquí Madrid valoran las informaciones y artículos recibidos en la redacción con criterios profesionales y tienen la obligación de cumplir con la política editorial del periódico sobre buenas prácticas profesionales.

Deja un comentario