En todo el mundo la epilepsia afecta a más de 50 millones de personas y a unas 400.000 personas en España, informa la Sociedad Española de Neurología (SEN) este segundo lunes de febrero, cuando se conmemora el Día Internacional de la Epilepsia, una iniciativa impulsada por la International Bureau for Epilepsy (IBE) y la International League Against Epilepsy (ILAE), con el objetivo de concienciar sobre esta enfermedad neurológica.

La epilepsia es una enfermedad caracterizada por una actividad eléctrica anormal en el cerebro que provoca convulsiones, comportamientos y sensaciones inusuales, e incluso pérdida de conciencia.

«La epilepsia es una de las enfermedades neurológicas más frecuentes en todo el mundo y aunque afecta a personas de todas las edades, la incidencia de esta enfermedad es mayor en niños y ancianos: es la tercera enfermedad neurológica más frecuente en el anciano, y el trastorno neurológico más frecuente en niños», explica Juan José Poza, médico coordinador del Grupo de Estudio de Epilepsia de la Sociedad Española de Neurología (SEN). 

Agrega que «además es una enfermedad que seguirá siendo cada vez más habitual en los próximos años. El aumento de la esperanza de vida, así como en el aumento de la supervivencia de las personas que padecen algún factor de riesgo de esta enfermedad, hará que su incidencia siga creciendo en todo el mundo en los próximos años». 

Aunque en el desarrollo de esta enfermedad están implicados diversos factores genéticos y metabólicos -además de otros que aún no están claros-, en el riesgo de padecer epilepsia también influyen otros, entre los que destacan haber sufrido algún tipo de lesión perinatal, alguna infección del sistema nervioso central, algún traumatismo craneoencefálico o un ictus. Y, puesto que éstos son factores de riesgo modificables, se estima que un 25 por ciento de los casos de epilepsia podrían ser prevenibles.

A pesar de que existen distintos tratamientos para esta enfermedad, que hace que cerca de un 75 por ciento de las personas que padecen epilepsia puedan llevar una vida prácticamente normal, existe un 25 por ciento de pacientes que no responde a los tratamientos: es lo que se denomina epilepsia farmacorresistente.

Asimismo, aproximadamente un 50 por ciento de los adultos con epilepsia padecen al menos otro problema de salud físico o psiquiátrico. Entre las afecciones psiquiátricas más frecuentes destacan la depresión (23 por ciento) y la ansiedad (20 por ciento). Por otro lado, la discapacidad intelectual es la afección comórbida más frecuente en niños con epilepsia (30-40 por ciento).

«La presencia de otra afección que coexista con la epilepsia va asociada a un aumento de las necesidades de atención sanitaria, a una mayor exclusión social y por lo tanto a la disminución de la calidad de vida. Así que la epilepsia no solo tiene importantes repercusiones económicas, tanto por la atención sanitaria como por la pérdida de productividad laboral, sino que supone una importante carga física, psicológica y social para buen número de pacientes y sus familias», destaca Juan José Poza. 

Y concluye que «días como hoy deben servir para concienciar sobre esta enfermedad, sobre la necesidad de impulsar la investigación de nuevos tratamientos así como para fomentar su prevención en los casos en los que sea posible».

Los editores de Aquí Madrid valoran las informaciones y artículos recibidos en la redacción con criterios profesionales y tienen la obligación de cumplir con la política editorial del periódico sobre buenas prácticas profesionales.

Deja un comentario