«Entre la vida y la muerte», thriller belga con Antonio de la Torre como protagonista

«Entre la vida y la muerte» presenta un protagonista  silencioso, exhausto, desilusionado, heredero directo de los que veíamos en los thrillers estadounidenses de los años 1970 (Olivier Delcroix, Le Figaro). 

Interpretada en los principales papeles por Antonio de la Torre (‘La isla mínima’, ‘El reino’, ‘Los amantes pasajeros’), Marine Vacth (‘Joven y bonita’, ‘Mascarade’) y Olivier Gourmet (‘Un pueblo y su rey’, ‘Los que trabajan’), y escrita y dirigida por el belga nacido en Chile Giordano Gederlini (pasado de la escritura de guiones a la realización y célebre por ser el guionista de «Los Miserables» de Ladj Ly, Premio del Jurado en el Festival de Cannes 2020)  «Entre la vida y la muerte[1]» es un thriller policíaco negro, muy negro, y también el drama íntimo de un personaje sombrío y torturado. 

Película que en Francia ha dividido a la crítica entre incondicionales y detractores sin matices, pero que en todos los casos pone el acento en el talento interpretativo de Antonio de la Torre, a quien en el diario Le Figaro han apodado «el Depardieu español», algo que seguramente es un valor añadido para el lector francés de la crítica pero que, sinceramente, creo que no suma, sino que resta: en mi opinión, Antonio de la Torre es de largo mejor actor que Gérard Depardieu, siempre condicionado por su envergadura física.

Leo Castaneda (Antonio de la Torre) es un español que vive en Bruselas, donde trabaja como conductor del metro de la línea seis. Una noche reconoce a su hijo Hugo, del que no sabía nada desde hacía dos años, en el chico que se arroja a los raíles del tren. Intentando averiguar qué pudo llevarle al suicidio, Leo descubre la cara escondida del chico, implicado en un atraco sangriento. El destino hará que tenga que enfrentarse a los violentos criminales de la banda a la que pertenecía Hugo.   

Una historia violenta muy bien contada, un asunto trágico  que gana interés a  medida que van apareciendo las subtramas del relato. La narración lleva al espectador a una Bruselas confinada que inevitablemente recuerda el Nueva York que William Friedkin filmó en la película de 1971 «French Connection».

A la doble intriga de una película que reúne todas las características de los clásicos del género se  añade en este caso el conflictivo  personaje de un hombre desarraigado y, algo que no vamos a apreciar en el doblaje, el siempre latente conflicto lingüístico belga entre francófonos y valones. 

  1. «Entre la vida y la muerte» se estrena en Madrid el viernes 15 de julio de 2022
Periodista, libertaria, atea y sentimental. Llevo más de medio siglo trabajando en prensa escrita, RNE y TVE; ahora en publicaciones digitales. He sido redactora, corresponsal, enviada especial, guionista, presentadora y hasta ahora, la única mujer que había dirigido un diario de ámbito nacional (Liberación). En lo que se está dando en llamar “los otros protagonistas de la transición” (que se materializará en un congreso en febrero de 2017), es un honor haber participado en el equipo de la revista B.I.C.I.C.L.E.T.A (Boletín informativo del colectivo internacionalista de comunicaciones libertarias y ecologistas de trabajadores anarcosindicalistas). Cenetista, Socia fundadora de la Unió de Periodistes del País Valencià, que presidí hasta 1984, y Socia Honoraria de Reporteros sin Fronteras.

Deja un comentario