Ennio Morricone, el músico del ajedrez

0
123

El músico y director de orquesta italiano Ennio Morricone, de 91 años, recientemente galardonado con el Premio Princesa de Asturias de las Artes 2020 y autor de más de quinientas bandas sonoras de películas, ha confesado en alguna ocasión que «si no hubiese sido compositor me habría gustado ser ajedrecista, pero de alto nivel, aspirante al título mundial».


Hay que recordar la vinculación de Ennio Morricone con España, donde fue la última vez que subió a un escenario, en concreto el Wizink Center de Madrid el 8 de mayo de 2019. Lo hizo antes de colgar la batuta definitivamente. Le acompañó en esta actuación la cantante portuguesa Dulce Pontes con quien grabó un disco, ‘Focus’, en el año 2000. Había visitado España en anteriores ocasiones: estuvo en Sevilla a finales de 1999 y en Lorca a mediados del año 2007.

Pero hay que destacar una faceta tal vez poco conocida, que es un gran aficionado al ajedrez –la portada de uno de sus discos lleva como título ‘Tablero de ajedrez musical’-. En su libro ‘En busca de aquel sonido. Mi música, mi vida’ editado por Malpaso Ediciones en 2017, muestra su pasión por los 64 escaques, a través de una conversación con el también compositor Alessandro da Rosa.

En un capítulo refleja todo lo que piensa y siente por el más que milenario juego. La apertura que le gusta jugar es e4, tal como lo aconsejó su maestro en ajedrez, el que fuera doce veces campeón italiano Stefano Tatai (1938-2017), porque recuerda «el bajo continuo».

«He encontrado fuertes puntos de contacto entre el sistema de anotación musical y el ajedrez, son actividades igual de creativas, ambas se basan en procedimientos gráficos y lógicos que implican también la probabilidad, lo imprevisto, así como «combinaciones horizontales y verticales. El número de movimientos posibles crece exponencialmente, esto me hace pensar en el contrapunto. Existen analogías entre las dos disciplinas».

Así, menciona que no es casual que entre los matemáticos y los musicólogos se oculten grandes jugadores: el compositor, clavecinista y teórico musical Jean Philippe Rameau (1683-1764), el pianista y ajedrecista Mark Taimanov (1926-2016) y los compositores Serguei Prokofiev (1891-1953) y John Cage (1912-1992).

Entre sus ajedrecistas preferidos cita a Bobby Fischer (1943-2008), «un auténtico fuera de serie, inventó movimientos inesperados y sorprendentes» y Mijail Tal (1936-1992), «uno de los más grandes ajedrecistas de la historia, ganó muchas partidas gracias a movimientos que confundían tanto al rival que no tenían tiempo suficiente para reflexionar».

«Para mí el ajedrez es el juego más hermoso, precisamente porque no es solo un juego. En efecto, cuando agarras estos pedacitos de madera, estas estatuillas se convierten en una fuerza, absorben la energía que uno les da. En el ajedrez, está la vida, está la lucha. Es el deporte más violento que hay» afirma el músico, quien llegó a tener una clasificación de casi 1700 puntos Elo.

Cuando hacía la música de ‘Los odiosos ocho’ (2015) del director Quentin Tarantino, por el que recibió el Oscar a la mejor banda sonora de 2016, «iba descubriendo la tensión que silenciosamente crecía entre los personajes, pensaba en el estado de ánimo que se experimenta durante una partida de ajedrez».

Entre los directores de cine con los que ha jugado se encuentra Terrence Malick, «es mucho mejor que yo», además de los compositores italianos Egisto Macchi y Aldo Clementi.

También se enfrentó a campeones de ajedrez, llegó a hacer tablas en Turín en el año 2000 con Boris Spassky y perdió con Kasparov y Karpov. También jugó contra el gran maestro húngaro Peter Leko, así como con la mejor jugadora femenina, la húngara Judit Polgar, cuando visitó Roma al entrar Hungría en la Unión Europea. Entonces ella declaró: «Antes de una partida siempre escucho la música de Ennio Morricone para motivarme».

«El ajedrez está dominado por una tensión angustiosa y silenciosa. Incluso hay quien dice que el ajedrez es una música silenciosa, para mí jugar es un poco como escribir música», sostiene Morricone.

También hizo la siguiente comparación: «se puede hacer un paralelismo entre música y ajedrez, un alfil amenazando un enroque me recuerda a una trompeta, la torre que se mueve entre las columnas es como los timbales que rompen la orquesta».

Asimismo mencionar que para las 37º Olimpiadas de Ajedrez de Turín de 2006, que ganó Armenia, escribió el ‘Himno de los ajedrecistas’. En 2012 y 2016 acudió al Campeonato de Italia de ajedrez.

Morricone, a la derecha, jugando contra el presidente de la FSI en 2016.

En la edición de 2016 disputó una partida con el presidente de la Federación Italiana de Ajedrez (FSI), Gianpietro Pagnoncelli y participó en la entrega de premios.

Se da la circunstancia que en 2012 y 2016 ganó el campeonato el mismo gran maestro Alberto David, de cincuenta años, quien también triunfó el año pasado, obteniendo ya tres títulos. De origen luxemburgués –país que representó en seis Olimpiadas- adoptó la nacionalidad italiana en 2012, el año de su primer título. Su Elo es de 2562.

Por último, citar a grandes músicos que también jugaron al ajedrez como, además del citado Prokofiev, se puede mencionar a Wolfang Amadeus Mozart (1756-1791), Ludwig van Beethoven (1770-1827), Nikolai Rimski-Kórsakov (1844-1908), Alexander Scriabin (1872-1915) y Maurice Ravel (1875-1937).

Y es que jugar al ajedrez «es como componer», según el violinista Mischa Elman (1891-1967).

Periodista. Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Autónoma de Barcelona, rama Periodismo con cursos de doctorado, estudios sobre Marruecos contemporáneo y árabe dariya. Más de 30 años de periodismo, la mayoría en prensa escrita, ha trabajado a ambas orillas del Estrecho de Gibraltar, casi 13 años en el extinto diario El Faro Información, en Algeciras, donde empezó de redactor y del que fue su último director y en Tánger dos años en un diario digital, por lo que se considera un periodista del Estrecho. Además ha participado en la mayoría de los Congresos de Periodistas del Estrecho desde el inicial en 1993 hasta 2019. Ha impartido cursos de periodismo en la Universidad Abdelmalek Essadi de Tetuán y talleres de periodismo en Tánger. Autor del guión del video 'Cervantes cruzó el Estrecho' sobre el teatro Cervantes de Tánger. Gran aficionado al ajedrez y todo lo que le rodea. Ha publicado un libro, ‘Artículos periodísticos. Apuntes para la historia de la prensa de Algeciras’.

Deja un comentario