Lo denuncia la organización Western Sahara Resource Watch (WSRW), quien asegura que Marruecos está levantando el mayor proyecto energético en tierras ocupadas hasta la fecha en el Sahara Occidental.

La ONG ha publicado un informe que describe todos los proyectos de energía renovable existentes y planificados en el Sáhara Occidental ocupado.

El documento estima que la energía producida a partir del viento en el territorio podría constituir el 47,20 por ciento de la capacidad eólica total de Marruecos para el año 2030, mientras que su participación en la energía solar generada podría alcanzar el 32,64 por ciento de la capacidad solar total del país.

La energía producida en los territorios ocupados aumenta la dependencia de Marruecos del territorio que ocupa. Como tal, los proyectos socavan fundamentalmente los esfuerzos de paz de la ONU en el Sáhara Occidental dirigidos a permitir la expresión del derecho a la autodeterminación del pueblo saharaui.

WSRW denuncia que la energía es utilizada por industrias que saquean los recursos no renovables del territorio y brinda oportunidades de trabajo que atraen a más colonos marroquíes. También puede, con el tiempo, exportarse al extranjero, incluida la UE, asegura.

Marruecos se califica a sí mismo internacionalmente como el mejor de la clase en energías renovables como parte de sus compromisos en virtud del Acuerdo de París. Los Estados, sin embargo, solo deben presentar los trabajos realizados en su propio territorio, no fuera de sus fronteras.

El organismo de la ONU que registra y revisa los logros de los Estados Partes, la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), afirma que no está en condiciones de evaluar el contenido de los envíos. El escándalo del conformismo por parte de la CMNUCC se ve agravado, asegura WSRW, por el hecho de que los proyectos energéticos de Marruecos solo pueden llevarse a cabo bajo la ocupación militar que los órganos centrales de la ONU han declarado ilegales.

Las empresas, sin autorización


Mástiles de Siemens Gamesa que fueron cargados para su exportación al Sahara Occidental, en Motril (Granada) en julio de 2021

Ninguna de las empresas que participan en la industria de las energías renovables dentro del Sáhara Occidental, incluidas las más implicadas (la italiana Enel y la española Siemens Gamesa) han aclarado ni tan siquiera si han intentado obtener el consentimiento del pueblo del territorio.

En cambio, las empresas se refieren a una supuesta «consulta» de «partes interesadas» o «población» local. Este es exactamente el mismo enfoque erróneo adoptado por la Comisión Europea en sus acuerdos comerciales y pesqueros con Marruecos.

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea dictaminó el 29 de septiembre de 2021 que dicho enfoque de la UE en el Sáhara Occidental es ilegal. El Tribunal declaró explícitamente que el movimiento de liberación Polisario es el representante del pueblo saharaui, que debe obtenerse su consentimiento y que una «consulta» de la «población» no puede sustituir el requisito legal del consentimiento saharaui.

Por ello, WSRW exige la salida inmediata de todas las empresas de energía del territorio ocupado, y pide a la CMNUCC y sus Estados Partes que cuestionen los informes climáticos sistemáticamente erróneos presentados por Marruecos.

Periodista. Tras más de 30 años en el sector de la construcción en una publicación para profesionales, me dediqué al mundo de la solidaridad a través de un partido político, ocupándome de la comunicación. Esa época determinó el comienzo de un camino dirigido a la defensa de los derechos humanos, a la denuncia. Poco después me instalé en México. Publiqué en un par de periódicos y en una revista literaria, donde edité poesía. A través de Periodistas en Español comencé a relatar lo que sucedía allí. Tras siete años de estancia en el país azteca, en 2018 regresé a España.

Deja un comentario