La actriz española Emma Suárez será premiada por su trayectoria profesional y asistirá a la presentación de su nueva película «Una ventana al mar» en el Festival de Cine de Miami (MIFF por sus siglas en inglés), que se inicia con una programación que trata de atraer públicos diversos, dada la heterogénea población de Miami, cada vez más hispana.

Miami Film Festival

El MIFF promete mucho y no solo al público, también a los directores participantes por los valiosos premios que otorga en dólares, además del aplauso y la crítica. La competición abarca treinta países y 125 largometrajes, documentales y cortos. ¡Verdadero banquete fílmico!

«La herejía de la naranja quemada» (The Burnt Orange Heresy) basada en el romance del escritor Charles Willeford, abre el festival. Al cierre tendremos el documental «Mucho, Mucho Amor» que recuerda al recientemente desaparecido Walter Mercado, astrólogo puertorriqueño muy famoso.

Otros filmes de interés son: «Resistence» de Jonathan Jakubowwicz, sobre la vida de Marcel Marceau. «Chateau Vado» dirigida por Tom Musca, «El último balsero» de Carlos Betancourt y Oscar Ernesto Ortega, sin faltar una buena selección de filmes latinoamericanos, entre ellos: «El cuento de las comadrejas» de Juan José Campanella, «Marea alta» de Verónica Chen, «La llorona» de Jairo Bustamante, «La odisea de los giles» de Sebastián Borensztein, «No soy tu mami» de Marcos Carnevale, y «Lina de Lima» de María Paz González, entre otras.

A los galardones tradicionales se suma el «Premio a la Música de cine» y una serie de conferencias con productores y guionistas, amén de premios para los estudiantes de cine que presenten proyectos fílmicos o en elaboración, apoyando la promoción de esos estudios.

Noche de gala: La herejía de la naranja quemada

El esperado film es una adaptación cinematográfica de la novela negra de Charles Willeford del mismo nombre, con la actuación de un elenco excepcional: Mick Jagger, Donald Sutherland, Claus Bang y Elizabeth Debicki: bajo la dirección del cineasta italiano Giuseppe Capotondi. Claus Bang, Elizabeth Debicki y el director Capotondi se presentaron la noche inaugural para referirse al film, con beneplácito de la audiencia.

Miami es centro de ferias y de mercado de arte y este film es una sátira al mundo del arte y sus manipulaciones, según la mirada del escritor Willeford, quien había estudiado Bellas Artes en Lima, Perú, y que escribió una novela negra de suspense y algo más.

El cineasta sitúa el relato en Italia, en el Lago di Como, un decorado sofisticado y elegante pero no carente de misterio. El director supo mantener una atmósfera de claroscuro, veladuras y grises a través de todo el film, donde el bello lago es como un cuadro más en esta ambientación de esfumaturas y sugestión. El elenco de primeras figuras da vida a los personajes (el crítico de arte y su pareja, el coleccionista y el pintor) con gran maestría. Cada plano, cada escena, está cargada de tensión y los actores juegan con naturalidad y matices, el tema del arte, el amor, la fama, el fraude y la mentira.

La música de Craig Armstrong da valor a las situaciones, crea climas emocionales adecuados a la trama. En el marco de la Villa antigua italiana, rodeado de cuadros y objetos de arte, parece imposible que se desencadene un terrible evento incendiario. Sabemos que se puede matar por diversos motivos, entre ellos el extraño deseo de emulación y fama. La simbiosis del crítico de arte con el artista, la burla de las telas en blanco, el guiño que el artista hace al experto, son detonantes ocultos. Se ha dicho que los críticos son seres frustrados, que anhelan el arte y la fama de los talentos… Es posible, pero algo peor subyace en este relato: el fraude, la mentira y la herejía.

¿Qué significa “Herejía”? Herejía significa posición contraria a los principios y reglas establecidos y aceptados en cualquier cuestión, ya sea religión, arte, ciencia u otra disciplina. Significa ruptura de lo considerado cierto. Es un cuestionamiento, una oposición a lo dado por verdadero, a lo reconocido como verdad. Los herejes fueron quemados en la hoguera cuando contradijeron o expresaron otras vías de conocimiento religioso. El arte tiene, desde sus orígenes, una vinculación con lo divino, en la película, el artista y su obra sufren la purificación de las llamas.

El sugestivo título “La herejía de la naranja quemada” alude al arte, a la mentira y a la verdad de su hacedor: el artista. Se pone en cuestionamiento el arte como expresión humana y a su realizador. El relativismo es una amenaza que puede deteriorar el eje de la cultura y promover la crisis. La naranja puede ser una fruta pero también un color, el color naranja que se quema ante la duda o el cuestionamiento de su esencia.

Sin duda, Willeford, quien había creado esta novela en el marco de los Everglades, lugar pantanoso y acechado por cocodrilos, sabía de la infamia y del fraude.

Desearía comentar algo sobre Charles Willeford, nacido el 2 de enero de 1919 en Arkansas, (la América profunda). Murió en Miami el 27 de marzo de 1988. Es, podríamos decir, un contemporáneo. Pasó gran parte de su vida en el ejército, sirvió en varios frentes y en la Segunda Guerra Mundial. Se separa definitivamente del ejército en 1952. Se casó y divorció varias veces. Y se vio obligado a desarrollar diversos trabajos: actor, locutor, boxeador, entrenador de caballos, profesor y escritor, aunque escribió durante toda su vida. Al principio fueron libros autobiográficos, como “I was looking for”, contando sus días en las calles cuando escapa de la tutela de su abuela, o su experiencia de soldado en “Something about a soldier”. Estudió arte en Perú y parte de esa experiencia la vuelca en “La Herejía de la naranja quemada”.

Luego escribe novelas, hasta que en 1984, publica “Miami Blue”, novela policial, creando el personaje Hoke Moseley, en un Miami tropical y peligroso. La novela se llevó al cine con éxito, y así comienza la saga del famoso inspector y sus hazañas.

Escribió también poesía, y muchos de sus libros se publicaron primero en Francia, como el caso de “La Herejía de la naranja quemada”, con el título de «La Herejía»

El Festival de Filmes de Miami-MIFF le rinde ahora tributo a Charles Willeford, un merecido homenaje a este extraño y “hereje” americano, con este film interesante y controversial.

1 Comentario

Deja un comentario