La primera vuelta de las elecciones regionales y departamentales en Francia arroja un alarmante índice de abstencionismo del 66,7 por ciento. Dos franceses de cada tres no han acudido a las urnas, en estas elecciones que se celebran a menos de un año de las presidenciales del 2022.

Abstención sobre todo de las clases populares y de la juventud (80 por ciento, de jóvenes de menos de 35 años se han abstenido) que ha penalizado en mayor medida a la extrema derecha y a la izquierda.  El gobierno de Emmamuel Macron, que se esperaba la derrota, no ha hecho nada para facilitar una verdadera campaña electoral, pues la abstención minimiza en cierto modo la inmensa bofetada que ha recibido el movimiento LREM y todos los ministros de Macron candidatos que salen derrotados.

La tentativa de Macron de pulverizar o atomizar la derecha tradicional, atrayendo a su movimiento a los elementos más oportunistas o favoreciendo alianzas en ciertas regiones, ha fracasado de forma rotunda. En cuanto a su supuesta vertiente de izquierdas, hace ya tiempo que ese electorado le ha abandonado, siendo la línea de ruptura «la ley trabajo» iniciada por el socialdemócrata Francois Hollande y concluida por Macron.

La derecha LR resiste bien, llega en cabeza y se mantiene en muchas regiones, aun amenazada por duelos triangulares o cuadrangulares. El análisis de los resultados muestra que los candidatos bien implantados en las regiones sean de derechas o socialistas salen beneficiados en esta primera ronda.

La ausencia de implantación concreta en el país del movimiento «godillot» de Macron que se vio ya en las municipales, se ha confirmado en estas elecciones regionales.

La extrema derecha RN, ex Frente Nacional de Marine Le Pen, sufre un neto retroceso con respecto a las elecciones de 2015 y solo en la región PACA, en el sur de Francia se encuentra en posición de poder ganar la región. 

La situación en Ile de France, región de París, merece un análisis detallado pues prefigura en cierto modo la batalla que habrá en 2022 cara a las presidenciales. La derecha representada por Valerie Pëcresse (LR1) llega en cabeza en la primera ronda con 35’9 por ciento, seguida por el RN2 con 13’2 por ciento, EELV3 los ecologistas 12’9 por ciento, LRM4 con 11’7 por ciento, PSF5 con 11 por ciento y Francia Insumisa6 con 10’2 por ciento.

En el duelo cuadrangular de la segunda vuelta el próximo domingo, la unión ya anunciada de las tres listas de izquierdas: Ecologistas, socialistas y Francia insumisa, puede hacer tambalearse la posición predominante de Pecresse. Todo dependerá evidentemente del nivel de participación electoral. En todo caso aritméticamente la victoria de la izquierda en Ile de France es todavía posible. Cuatro listas quedan en liza: LR, RN, LERM y Unión de la izquierda. 

Si la izquierda unida gana en ILe de France el próximo 27 de junio, un viento de esperanza soplará en Francia para encontrar esa misma unión en las presidenciales del 2022, lo que será sin duda más complicado a nivel nacional. Una izquierda que dé ganas de ir a votar a los electores con un programa mínimo ecológico y de justicia social, que agrupe al electorado de izquierdas desde los ecologistas a los comunistas, socialistas y Francia insumisa, en torno al candidato mejor situado en la primera vuelta.

Una izquierda que abra las puertas hacia una sexta república parlamentaria y no presidencialista, pues en el momento actual la abstención récord de los franceses muestra la desconfianza profunda hacia un sistema electoral bloqueado en el que un presidente minoritario puede ejercer un poder autoritario durante cinco años protegido por la constitución.  

La abstención masiva muestra hoy la agonía de la quinta república, y del «bonapartismo» macronista, en su tentativa de disolver los partidos políticos tradicionales y de gobernar por decreto paralizando la vida parlamentaria y los contrapoderes democráticos. Su movimiento «en marcha» se encuentra en cambio una vez más paralizado.

Introducir el escrutinio proporcional, acabar con la farsa del voto «útil», reconocer el voto en blanco y establecer un mínimo de participación para validar una elección, parecen medidas urgentes para restablecer la confianza de los franceses en el sufragio universal.

  1. LR (los republicanos) es la derecha tradicional antes gaullista  o chiraquiana
  2. RN (Rassemblement nacional). Ex Frente nacional de Le Pen
  3. EELV (Europa ecologie les verts).  Ecologistas
  4. LRM (La República en marcha) Macronistas
  5. PSF (Partido Socialista Francés). En  Ile de France es la lista de Anne Hidalgo y Audrey Pulvar
  6. Francia Insumisa es la fuerza encabezada por Jean-Luc Mélenchon
Periodista profesional en Francia desde 1976. Miembro del Sindicato Francés de la crítica de cine y de FIPRESCI, he cubierto desde 1979 sin interrupción los festivales de Cannes y de San Sebastián, así como otros festivales internacionales. En San Sebastián presento desde 2008, los “Desayunos horizontes” en la sección Horizontes Latinos.

Deja un comentario