«El Rey de Todo el Mundo», Saura con fondo mexicano

Cine en Madrid

0
90

Hace ahora cuarenta años que Carlos Saura (‘Los golfos’, ‘La caza’, ‘Peppermint frappé’, ‘La prima Angélica’, ‘Mamá cumple cien años’…y podría seguir casi hasta el infinito con la lista de películas imprescindibles en la historia del cine español) decidió pasarse al género de los musicales.

Una experiencia que comenzó junto a Antonio Gades con «Bodas de sangre»,  un homenaje a Lorca, y que después se ha prolongado en experiencias por el flamenco, las sevillanas, el tango, el fado, la ópera, el folklore argentino y la jota aragonesa de sus orígenes.  

Ahora, Carlos Saura, el gran Saura –realizador, pintor, dibujante, fotógrafo…- de  algunas de las mejores películas de nuestra adolescencia (las que veíamos en los cineclubs, que incluían debate y la incorporación de algo nuevo a nuestras vidas), a dos meses de cumplir noventa años se mete de lleno en la música tradicional mexicana con un título, «El rey de todo el mundo[1]», que también trae incorporados sonidos de infancia, que subían por los patios de vecinos acompañando el aroma de los cocidos y la ropa lavada con lejía.

Con fotografía de su amigo Vittorio Storaro y un casting de bailarines, entre los que se encuentran Greta Elizondo, la primera bailarina del ballet de México, e Isaac Hernández, primer bailarín del English National Ballet, cantantes y actores, «El rey de todo el mundo» cuenta la historia de Manuel, un coreógrafo afamado, quien para su próximo espectáculo musical pide ayuda a su exesposa, Sara. En las pruebas, la joven Inés destaca como una promesa en ascenso, aunque a sus espaldas se mueven un padre y la mafia local. Durante los ensayos, y con las canciones mexicanas de fondo, se producen momentos de tensión y pasión entre los bailarines. 

Alguien ha escrito que, con los musicales, Saura está haciendo siempre la misma película. Yo no llego tan lejos pero confieso que no consigo meterme dentro de sus tramas, ni mucho menos emocionarme con las cosas que emocionan a los protagonistas de estas experiencias que mezclan realidad y ficción, y tienen mucha parte de documentales.

Para empezar lo que hago es reconocer que no me gustan los musicales, tampoco los de Broadway; más  aun, me resulta un género incómodo que habitualmente elige una historia muy floja porque lo que importa no es el relato, sino la música y el baile, que me lleva a revolverme en la butaca cuando los protagonistas se cantan lo que creo que deberían decirse hablando, y a veces incluso susurrando.

Naturalmente, que yo no sea capaz de entender los musicales, y que indirectamente esté confesando que no he conseguido interesarme por «El rey de todo el mundo» (qué canción tan pegadiza!), no resta un ápice de interés a la obra del gran artista que es Carlos Saura, materializada en más de medio centenar de películas –largometrajes y documentales- además de obras de teatro, libros publicados y varias exposiciones de fotografías y dibujos.

Que a mí no me interese «El rey de todo el mundo» no quiere decir que Carlos Saura no pueda hacer el cine que le pide ahora el cuerpo, en este caso «un musical que trata sobre la puesta en marcha de un musical que, efectivamente, termina siendo un musical» que, si no fuera por eso, podría haber sido una telenovela. Pero una telenovela firmada por Carlos Saura.

  1. La película llega a las pantallas de Madrid el viernes 12 de noviembre de 2021. 
Periodista, libertaria, atea y sentimental. Llevo más de medio siglo trabajando en prensa escrita, RNE y TVE; ahora en publicaciones digitales. He sido redactora, corresponsal, enviada especial, guionista, presentadora y hasta ahora, la única mujer que había dirigido un diario de ámbito nacional (Liberación). En lo que se está dando en llamar “los otros protagonistas de la transición” (que se materializará en un congreso en febrero de 2017), es un honor haber participado en el equipo de la revista B.I.C.I.C.L.E.T.A (Boletín informativo del colectivo internacionalista de comunicaciones libertarias y ecologistas de trabajadores anarcosindicalistas). Cenetista, Socia fundadora de la Unió de Periodistes del País Valencià, que presidí hasta 1984, y Socia Honoraria de Reporteros sin Fronteras.

Deja un comentario