Los afiliados socialistas de Leganés votarán el martes 7 de septiembre 2021 si aceptan o rechazan el acuerdo alcanzado por el alcalde Santiago Llorente para formar gobierno con los tres concejales del grupo municipal de Ciudadanos en Leganés. 

En la convocatoria para la votación se especifica que esta fue autorizada por la Comisión Gestora del PSOE Madrileño (de la que forma parte el propio alcalde Santiago Llorente)  el pasado día 26 de agosto.

El acuerdo, caso de ser aprobado, significa un cambio radical en la política municipal llevada a cabo hasta ahora por el PSOE de Leganés. Tras permanecer una legislatura entera ostentando la alcaldía como partido más votado aunque con solo seis concejales, al comienzo del mandato actual Llorente pactó con Más Madrid-Leganemos un equipo de gobierno en minoría pese a ser conocedor de las irregularidades cometidas por el líder de esta última formación, Fran Muñoz, durante su turbulenta presencia en la formación Podemos.

Dichas irregularidades fueron reconocidas en los tribunales y puestas en conocimiento de Santiago Llorente. Ese pacto saltó por los aires a mitad del pasado mes de Junio cuando Eva Martínez, hasta ese momento concejal de Cultura y Asuntos Sociales, denunció a Fran Muñoz, su compañero de partido y durante algún tiempo también compañero sentimental, por acoso y violencia de género. Esa denuncia se vio acompañada días después por la renuncia de la propia Eva Martinez por considerar que el alcalde no había sido nada receptivo a sus quejas y a su denuncia.

Ese mismo dia, y al parecer previa consulta con la dirección regional de Más Madrid, Santiago Llorente rompió el acuerdo de gobierno en coalición y planteó un equipo de gobierno monocolor socialista que ha durado menos de dos meses. Hace pocos días se hacían públicos los términos de un acuerdo con Ciudadanos, partido representado en Leganés por tres concejales. 

El contenido del acuerdo sobre el que los afiliados del PSOE votarán el próximo martes recoge literalmente la intención de aplicar políticas liberales en la gestión del municipio considerándolas como las más eficaces, progresistas y eficientes que se pueden llevar a cabo.

Ciudadanos se hará cargo de las áreas de Economía, Desarrollo Local y Empleo, así como de las de Familia y Bienestar Social (anteriormente llamada Asuntos Sociales que llevaba Eva Martinez) y Movilidad. 

En ese gobierno, Enrique Moragos, concejal de Ciudadanos que tiene su vivienda familiar en Valdemoro, ostentará la Vicealcaldia y se hará cargo de las áreas de gestión económica donde plantea medidas como la disminución de impuestos a los empresarios y ayudas a la hostelería con la creación de nuevas terrazas y el fraccionamiento de algunos impuestos a estos establecimientos así como la creación de  bonos de consumo.

Menos explícito resulta el acuerdo en lo referente a otra de las concejalías con las que se hace Ciudadanos, la de Asuntos Sociales, en la que piensa poner en marcha diversos estudios sobre la situación en que la pandemia ha dejado a la población de Leganés, tanto desde el punto de vista social como económico. Con los resultados de esos estudios sobre la mesa, Ciudadanos se compromete a hacer diversas propuestas sobre la situación en los casi dos años que quedan de mandato.

De esta responsabilidad se hará cargo María del Pilar Cano, quien tiene su domicilio, en el paseo de la Castellana, en la zona Centro de Madrid capital.

La tercera concejalía de la que se hará cargo Ciudadanos es la de movilidad, que asumirá José Manuel Egea, el único de los concejales de Ciudadanos que reside en Leganés. 

El acuerdo ha creado rechazo en algunos afiliados socialistas a falta de conocer cuál será el resultado de la votación, mientras que desde la oposición se cuestiona radicalmente.

Desde el grupo municipal de Podemos manifiestan su respeto por la decisión que tomen los afiliados socialistas pero manifiestan su asombro por el hecho de que Santiago Llorente esté dispuesto a gobernar en Leganés con el mismo partido que gobierna en Madrid capital con el Partido Popular con el apoyo de Vox. Ponen como ejemplo de la política municipal de Ciudadanos la aprobación reciente de la restauración del nombre de Millan Astray en una calle madrileña y el acuerdo con el PP para cerrar varias entidades vecinales madrileñas al quitarles los locales. 

ULEG, el partido vecinal con mayor número de votos en la oposición, considera por su parte que se trata de un «acuerdo Frankenstein» y critica duramente la repetición obsesiva de la palabra liberal en el acuerdo al que considera una artimaña de los tres concejales naranjas para hacerse con dinero cuando Ciudadanos está a punto de desaparecer.

Más Madrid, el exsocio de gobierno de Santiago Llorente, que tras la ruptura de la coalición ha seguido votando con el PSOE, aún no se ha pronunciado, aunque se espera que lo haga de forma inmediata.

Sobre los hombros de los socialistas y de sus votos queda pues la decisión sobre cuál va a ser el gobierno de Leganés durante los dos próximos años, aunque los mentideros del pueblo afirman que el alcalde debe estar muy seguro del resultado de la votación interna y la gestora del PSOE, que la ha autorizado, también.

Periodista. He desarrollado la mayor parte de mi carrera profesional en TVE, en tareas informativas y de investigación periodística, en el ámbito estatal y en centros territoriales. Acumulo experiencia en información local desde 1980 y colaboro en lo posible con el movimiento asociativo y vecinal de Leganés.

Deja un comentario