«El perdón», magnífico retrato de una mujer en busca de justicia

Un relato absorbente y poderoso sobre el luto y la culpa (Indiwire)

Convertida en viuda tras la ejecución de su marido Babak, acusado de asesinato, Mina, madre de una niña sordomuda, se entera un año más tarde de que han sido víctimas de un error judicial. Las autoridades se disculpan y ofrecen una compensación económica. Mina quiere rehabilitar la memoria de su marido y poder continuar con su vida. Pero todo parece estar en contra, hasta que aparece un misterioso hombre que pretende haber sido amigo del difunto y tener una deuda que saldar. 

En «El perdón»[1], emocionante drama actual que la censura no ha dejado estrenar en Irán, los realizadores Behtash Sanaeeha y Maryam Moghaddam –ésta también protagonista- cuentan con una sobriedad encomiable la emocionante historia de una mujer enfrentada a la injusticia y el obscurantismo, en una película que habla de la violencia y la desconsideración con que se trata a las mujeres en Irán, a la humillación permanente que padecen y como parece que no tienen otro destino que sufrir, sufrir siempre..

Mina protege a su hija de la realidad que están viviendo ofreciéndole una versión edulcorada de sus vidas, y llevándola al cine, como regalándole otras posibilidades.

Con la descripción de las ambiguas relaciones que mantienen Mina y el hombre que solo parece querer ayudarla, y de los dilemas morales que les acucian, se va tejiendo una historia emocionante e intensa con un final inesperado.

«El perdón», película militante y canto a la libertad, forma parte de ese patrimonio cinematográfico iraní que, con un valor sorprendente a pesar de la censura y las prohibiciones, e incluso de las represalias familiares, pone el foco en  una sociedad contradictoria que quiere reinventarse y aspira a la modernidad, frenada por un sistema judicial reaccionario que incluye el recurso a la pena de muerte, y que cuando se queda sin argumentos resuelve «que es voluntad divina». 

  1.  «El perdón» se estrena en Madrid el viernes 3 de junio de 2022
Periodista, libertaria, atea y sentimental. Llevo más de medio siglo trabajando en prensa escrita, RNE y TVE; ahora en publicaciones digitales. He sido redactora, corresponsal, enviada especial, guionista, presentadora y hasta ahora, la única mujer que había dirigido un diario de ámbito nacional (Liberación). En lo que se está dando en llamar “los otros protagonistas de la transición” (que se materializará en un congreso en febrero de 2017), es un honor haber participado en el equipo de la revista B.I.C.I.C.L.E.T.A (Boletín informativo del colectivo internacionalista de comunicaciones libertarias y ecologistas de trabajadores anarcosindicalistas). Cenetista, Socia fundadora de la Unió de Periodistes del País Valencià, que presidí hasta 1984, y Socia Honoraria de Reporteros sin Fronteras.

Deja un comentario