El Parlamento Europeo (PE) considera que la propuesta de la Comisión Europea (CE) de directiva sobre salario mínimo, es un paso importante para garantizar a los trabajadores un salario que les permita vivir decentemente y participar en la sociedad, siempre que la norma europea garantice que el salario mínimo legal quede por encima del umbral de pobreza, según un texto aprobado este 10 de febrero de 2021 por 365 votos a favor, 118 en contra y 208 abstenciones.

Para reducir la desigualdad y la pobreza, el Parlamento defiende el salario mínimo, condiciones laborales equitativas para los trabajadores de las plataformas y la conciliación familiar.

El principio del «empleo como mejor remedio de la pobreza» no siempre funciona en los sectores con salarios más bajos o para aquellos con empleos precarios o menos habituales, advierten los eurodiputados, que piden a la Comisión y los países que también se marquen como objetivo reducir la pobreza entre los ocupados.

Los eurodiputados también subrayan que los empleadores no deben en ningún caso deducir de los salarios mínimos los costes necesarios para el trabajo, como el alojamiento, la ropa necesaria, las herramientas, la protección personal y otros recursos.

El marco legislativo sobre condiciones laborales mínimas debe cubrir a todos los trabajadores y ser una herramienta más en la lucha contra la pobreza, según el Parlamento.

Esto incluye a los empleados no convencionales, propios de la economía digital, que a menudo trabajan en condiciones precarias. Estos trabajadores también deben estar cubiertos por las leyes laborales y de seguridad social vigentes y tener la posibilidad de agruparse en sindicatos y negociar convenios colectivos.

Equilibrio entre la vida profesional y personal

La correcta transposición y aplicación de la directiva sobre conciliación es fundamental para combatir la pobreza y la desigualdad, señala la resolución. Dado que las mujeres tienen más riesgo de caer en la pobreza y la exclusión social, reducir la brecha salarial de género y garantizar el acceso a servicios de guardería asequibles y de calidad son elementos importantes en este ámbito.

«La UE es una de las regiones más ricas del mundo. Sin embargo, 95 millones de europeos viven en riesgo de pobreza. Sólo por eso necesitamos tomar medidas urgentes para ofrecer una vida digna. Debemos fijar estándares mínimos, combinados con sistemas de seguridad social sólidos. Hacen falta salarios e ingresos que garanticen una vida decente. No podemos permitir que los intereses económicos pasen por encima de la protección social», dijo el ponente Ӧzlem Demirel (GUE/NGL, Alemania).

Según la definición de Eurostat, las personas están en riesgo de pobreza laboral cuando trabajan más de la mitad del año y su renta disponible anual está por debajo del 60 por ciento del nivel de renta media familiar nacional después de las transferencias sociales. Las cifras de Eurostat muestran que el 9,4 por ciento de los trabajadores europeos estaban en esa situación en 2018. Los sueldos más bajos no han aumentado al mismo ritmo que otros tipos de salarios en muchos Estados miembros, lo que agrava las desigualdades de ingresos y la pobreza de los trabajadores y reduce la capacidad de aquellos con sueldos más modestos para hacer frente a las dificultades financieras.

Los editores de Aquí Madrid valoran las informaciones y artículos recibidos en la redacción con criterios profesionales y tienen la obligación de cumplir con la política editorial del periódico sobre buenas prácticas profesionales.

Deja un comentario