El pleno del Parlamento Europeo respaldó este miércoles 14 de diciembre de2022, una ayuda del Fondo de Solidaridad de la UE, por 718,5 millones de euros, para mitigar daños naturales en varios Estados miembros, de los que 9,45 millones se destinan a España para hacer frente a las consecuencias de la erupción en septiembre de 2021 en la isla canaria de La Palma.

Los otros países europeos a los que se presta asistencia son Alemania, Bélgica, los Países Bajos, Austria, Luxemburgo y Grecia en respuesta a las catástrofes naturales que tuvieron lugar en estos países a lo largo de 2021.

El 19 de septiembre de 2021, el volcán Cumbre Vieja, situado en la isla de La Palma (parte de las Islas Canarias), provocó enormes daños en el territorio insular. La mayoría de los daños afectan al sector agrícola, al parque inmobiliario y a las infraestructuras de red. El flujo de lava afectó a un total estimado de 984,85 hectáreas. Se destruyeron 1452 edificios, de los cuales 1177 son residenciales, 147 agrícolas, 67 industriales, 33 de ocio y hostelería, trece públicos y quince de otro tipo.

Las autoridades españolas y canarias estiman los daños directos totales en mil millones EUR. Este importe representa el 2,19 por ciento del PIB de las Islas Canarias y supera el umbral aplicable para los casos de «catástrofe regional», que, en el caso de Canarias, asciende a 457,2 millones EUR en 2021. España estimó el coste de las operaciones urgentes de primera necesidad y recuperación subvencionables en virtud del artículo 3, apartado 2, del Reglamento, en 354,9 millones EUR, importe correspondiente en su mayor parte a la reparación de infraestructuras y el alojamiento provisional.

Alemania

Entre el 12 y el 15 de julio de 2021, un sistema de baja presión de movimiento lento denominado «Bernd» pasó por las zonas suroccidentales de Alemania, provocando lluvias fuertes y prolongadas, con precipitaciones localmente superiores a 150 mm durante veinticuatro horas en las regiones alemanas de Renania del Norte-Westfalia y Renania-Palatinado. Las lluvias excepcionales provocaron inundaciones generalizadas en varios ríos pequeños y medianos y causaron inundaciones repentinas y avalanchas de lodo con consecuencias catastróficas. Las inundaciones asolaron decenas de ciudades y pueblos y provocaron enormes estragos en infraestructuras públicas y privadas, así como daños a empresas. Además, 196 personas perdieron la vida.

Las autoridades alemanas estiman el daño directo total causado por la catástrofe en 29.210 millones EUR. Este importe representa el 0,82 por ciento de la renta nacional bruta (RNB) de Alemania y supera ampliamente el umbral de «catástrofe grave» establecido en 3656,983 millones EUR (3000 millones EUR a precios de 2011). Alemania estimó el coste de las operaciones subvencionables en virtud del artículo 3, apartado 2, del Reglamento en 4890 millones EUR, importe correspondiente en su mayor parte al restablecimiento del funcionamiento de las infraestructuras y las instalaciones.

Bélgica

Entre el 12 y el 15 de julio de 2021, el mencionado sistema de baja presión de movimiento lento, denominado «Bernd», atravesó también Bélgica, causando inundaciones repentinas, inundaciones fluviales e inundaciones subterráneas, junto con avalanchas de lodo y de escombros. A ello le siguieron nuevas inundaciones repentinas y avalanchas de lodo los días 24 y 25 de julio de 2021. La catástrofe provocó enormes destrozos en infraestructuras públicas y privadas y daños a empresas, así como daños a cientos de miles de hogares. Además, 42 personas perdieron la vida.

Las autoridades belgas estiman el daño directo total causado por la catástrofe en 5560 millones EUR. Este importe representa el 1,15 por ciento de la renta nacional bruta (RNB) de Bélgica y supera el umbral de «catástrofe grave» establecido en 2892,81 millones EUR. Bélgica estimó el coste de las operaciones subvencionables en virtud del artículo 3, apartado 2, del Reglamento en 1880 millones EUR, importe correspondiente en su mayor parte al restablecimiento del funcionamiento de las infraestructuras y las instalaciones, así como a la facilitación de alojamiento provisional.

Países Bajos

Entre el 12 y el 15 de julio de 2021, el mencionado sistema de baja presión de movimiento lento denominado «Bernd» atravesó también los Países Bajos, lo que provocó fuertes lluvias que causaron inundaciones fluviales y aguas de escorrentía superficiales. Como consecuencia de ello, residentes, empresas, agricultores y fundaciones se enfrentaron a graves daños en sus propiedades, infraestructuras públicas y privadas resultaron perjudicadas, se cerraron carreteras y se interrumpió el tráfico ferroviario.

Los Países Bajos estiman el daño directo total causado por la catástrofe en 500 millones EUR. Esta suma representa el 0,06 por ciento de la renta nacional bruta (RNB) de los Países Bajos. Dado que la misma catástrofe natural puede considerarse una «catástrofe natural grave» en Bélgica y en Alemania, la solicitud de los Países Bajos puede optar a una contribución del FSUE sin un umbral específico. Los Países Bajos estimaron el coste de las operaciones subvencionables en virtud del artículo 3, apartado 2, del Reglamento en treinta millones EUR, importe correspondiente en su mayor parte al restablecimiento del funcionamiento de las infraestructuras y las instalaciones.

Austria: catástrofe sobrevenida en un país vecino

En ese mismo período, entre el 16 y el 19 de julio de 2021, un sistema de baja presión de movimiento lento denominado «Bernd» causó precipitaciones significativas en Austria; el máximo absoluto se registró el 17 de julio de 2021 en Salzburgo y Tirol. Las fuertes lluvias provocaron fuertes inundaciones y lluvias que causaron daños a infraestructuras públicas y privadas. La población y la economía se vieron gravemente afectadas.

Austria estima el daño directo total causado por la catástrofe en 84,6 millones EUR. Esta suma representa el 0,02 por ciento de la renta nacional bruta (RNB) de Austria. Dado que la misma catástrofe natural puede considerarse una «catástrofe natural grave» en Bélgica y en Alemania, la solicitud de Austria puede optar a una contribución del FSUE sin un umbral específico. Austria estimó el coste de las operaciones subvencionables en virtud del artículo 3, apartado 2, del Reglamento en 35,83 millones EUR, importe correspondiente en su mayor parte al restablecimiento del funcionamiento de las infraestructuras en el ámbito del transporte y a la facilitación de infraestructuras de prevención.

Luxemburgo: catástrofe sobrevenida en un país vecino

A partir del 14 de julio de 2021, un sistema de baja presión de movimiento lento denominado «Bernd» provocó fuertes lluvias también en Luxemburgo. Como consecuencia de ello, en Luxemburgo se registraron inundaciones con una intensidad que ocurre una vez cada cien años en diez estaciones de medición y se alcanzaron los niveles de agua más altos en quince estaciones de medición desde el inicio de los registros, causando daños a muchas viviendas y a infraestructuras públicas y privadas.

Luxemburgo estima el daño directo total causado por la catástrofe en 193,3 millones EUR. Esta suma representaba el 0,4 por ciento de la renta nacional bruta (RNB) de Luxemburgo. Dado que la misma catástrofe natural puede considerarse una «catástrofe natural grave» en Bélgica y en Alemania, la solicitud de Luxemburgo puede optar a una contribución del FSUE sin un umbral específico. Luxemburgo estimó el coste de las operaciones subvencionables en virtud del artículo 3, apartado 2, del Reglamento en 36,7 millones EUR, importe correspondiente en su mayor parte al restablecimiento del funcionamiento de las infraestructuras y las instalaciones y el sector del transporte.

Grecia: terremoto en Creta

El 27 de septiembre de 2021, un terremoto de 6 ML de magnitud sísmica golpeó la isla de Creta, en Grecia, donde provocó daños sustanciales. El epicentro del terremoto estaba situado al sudeste de Heraklion. El terremoto principal fue seguido de una intensa secuencia sísmica, cuya réplica de mayor magnitud alcanzó los 5,3 ML el 28 de septiembre de 2021, y provocó daños adicionales. El terremoto mató a una persona, dejó 36 heridos y causó daños sustanciales en 6658 edificios.

Las autoridades griegas estiman los daños directos totales en 143,42 millones EUR. Este importe representa el 1,53 por ciento del PIB de la región de Creta y supera el umbral de «catástrofe regional» aplicable, que es de 140,79 millones EUR. A la luz de lo anterior, la catástrofe puede considerarse una «catástrofe regional» y la solicitud de Grecia puede optar a una contribución del FSUE. Grecia estima el coste de las operaciones urgentes de primera necesidad y recuperación subvencionables en virtud del artículo 3, apartado 2, del Reglamento, en 12,49 millones EUR, importe correspondiente en su mayor parte al restablecimiento del funcionamiento de las infraestructuras y las instalaciones.

El Fondo de Solidaridad

Establecido tras las inundaciones en Europa Central en el verano de 2002, su objetivo es asistir a los países en tareas de emergencia y recuperación tras desastres naturales. En respuesta a la pandemia de COVID-19, en abril de 2020 se amplió su ámbito de aplicación para dar cobertura a las emergencias graves de salud pública.

Desde su creación, se ha utilizado ante un centenar de catástrofes de muy diversos tipos, como inundaciones, incendios forestales, terremotos, tormentas y sequías. Veintiocho países europeos han recibido más de siete mil millones de euros.

España ha recibido ayudas por el accidente del Prestige, incendios forestales y el terremoto de Lorca en 2011, entre otros desastres.

Los editores de Aquí Madrid valoran las informaciones y artículos recibidos en la redacción con criterios profesionales y tienen la obligación de cumplir con la política editorial del periódico sobre buenas prácticas profesionales.

Deja un comentario