«El espía honesto», un capítulo negro de la historia alemana

Basada en la historia real de Werner Teske, un economista con una carrera brillante por delante, reclutado por la Inteligencia de la República Democrática Alemana (Stasi) para ser enviado como espía a la República Federal y posteriormente acusado de espionaje y ejecutado, la película «El espía honesto» (‘Nahschuss’) es un emocionante drama que –en palabras de su autora- refleja «la complejidad de existir entre dos polos: el bien y el mal, la orientación y la desorientación, la fuerza y la debilidad, la proximidad y la distancia, el autor y la víctima, la verdad y la mentira».

El filme está escrito y dirigida por la realizadora alemana Franziska Stünkel (‘Vineta’) y protagonizado por Lars Eldinger (‘El profesor de persa’, ‘Viaje a Sils Maria’).

El 1 de agosto de 1975, la Conferencia  sobre Seguridad y Cooperación en Europa terminó con la firma del Acta de Helsinki, en la que treinta y cinco países reconocieron la validez de los Derechos Humanos, renunciando a la pena de muerte.

El gobierno de la  República Democrática alemana, que había firmado el Acta, se encontró ante el dilema de tener que justificar más de 150 ejecuciones de criminales nazis, delincuentes sexuales y opositores políticos; pero lo más importante es que no estaba dispuesto a renunciar a seguir aplicando la pena máxima.

A partir de ese momento las ejecuciones, que se declararon oficialmente como «fallecimientos por insuficiencia cardiaca», se llevaban a cabo mediante un disparo en la cabeza del condenado, que no veía a su verdugo situado estratégicamente detrás. Una fórmula copiada del modelo soviético. 

En «El espía honesto», el ingeniero Franz Walter, quien espera suceder en la cátedra a su profesora de la Universidad Humboldt de Berlín-Este, se prepara para viajar a Etiopía en una misión de ayuda al desarrollo, cuando recibe la oferta –más que oferta, orden- de trabajar durante un año en la oficina de información exterior de la Stasi, la temible policía política de la Alemania comunista. Walter no es «trepa» ni un oportunista, aunque si un poco ingenuo, y acepta pensando que un año se pasa rápido. 

Y a partir de  ese momento su vida cambia radicalmente para acabar convirtiéndole en una marioneta de la Stasi: de ser el joven mimado al que proporcionan un apartamento con el que ningún ciudadano como él podría soñar, pasan a organizarle una boda a la que no puede asistir ninguno de sus amigos, y a enviarle en «viaje de negocios» a Hamburgo, ciudad a la que nunca tuvo intención de ir.

Su misión allí consiste en persuadir a un futbolista de renombre, escapado de la RDA y refugiado en el Oeste, para que regrese. Y para obligarle a hacerlo, empiezan a chantajearle con su vida privada, y a presionarle con su mujer, que permanece en el Este y a la que un falso médico ha diagnosticado un cáncer.

En fin, una historia de dictadura, terror y absoluta inmoralidad, con su moraleja correspondiente: una vez que caes en las garras de una Stasi, no hay escapatoria posible, vivirás el tiempo que te concedan en el interior de una burbuja donde todo tiene un sentido único y el círculo se irá estrechando poco a poco hasta acabar contigo.  

Leo en una reseña alemana que la historia que cuenta la película «El espía honesto» es la combinación de dos casos reales: los del economista Werner Teske y el futbolista Lutz Eigendorf –ambos procedentes de Alemania oriental- realizada por técnicos y actores occidentales.

El autor de la crítica se lamenta de que en el cine sigan existiendo «las dos Alemanias» y de que haya una «fijación occidental con las historias de la Stasi». Será fijación pero la realidad es que Werner Teske fue ejecutado de un tiro en la nuca en 1981. 

Visto desde aquí, donde también conocimos lo que es una policía política a la que se le caían los detenidos por la ventana de la Dirección General de Seguridad (hoy convertida en palacio para dirigentes locales), me parece válido cualquier enfoque que se dé a la denuncia de sistemas basados en un terror invisible y omnisciente, cuyos tentáculos llegan a los últimos rincones del territorio. 

«El espía honesto1» es a la vez un thriller psicológico y un drama político de alta tensión, que relata un capítulo sombrío de la reciente historia alemana, representado en la lucha de una persona sola contra un poderoso aparato que cuenta con un sistema de vigilancia al que es imposible escapar y que acaba, implacablemente, destruyendo al individuo. También es un recordatorio de la responsabilidad de cada cual en las decisiones que tomamos. 

  1. «El espía honesto» se estrena en Madrid este miércoles, 5 de enero de 2022
Periodista, libertaria, atea y sentimental. Llevo más de medio siglo trabajando en prensa escrita, RNE y TVE; ahora en publicaciones digitales. He sido redactora, corresponsal, enviada especial, guionista, presentadora y hasta ahora, la única mujer que había dirigido un diario de ámbito nacional (Liberación). En lo que se está dando en llamar “los otros protagonistas de la transición” (que se materializará en un congreso en febrero de 2017), es un honor haber participado en el equipo de la revista B.I.C.I.C.L.E.T.A (Boletín informativo del colectivo internacionalista de comunicaciones libertarias y ecologistas de trabajadores anarcosindicalistas). Cenetista, Socia fundadora de la Unió de Periodistes del País Valencià, que presidí hasta 1984, y Socia Honoraria de Reporteros sin Fronteras.

Deja un comentario