El 31 de mayo de 1871 se puso en marcha la línea de tranvías de mulas que comunicaba el barrio de Salamanca (Serrano) con el barrio de Pozas (Argüelles). Para conmemorar este aniversario, el Consorcio Regional de Transportes de Madrid ha publicado un documento que pretende ser un testimonio de cómo transcurrieron aquellos primeros años de la red de transporte en la capital.

Se trataba de un recorrido de poco más de seis kilómetros que conectaba a través de Cibeles y Sol estos dos barrios residenciales con los principales edificios de la administración, con el Palacio Real y con importantes cuarteles militares.

Se puede considerar que con la puesta en marcha del primer tranvía de tracción animal estamos ante el nacimiento del sistema de transporte público de Madrid, ya que por primera vez se prestó un servicio de transporte diario, con horarios y tarifas regulados por la administración.

Hasta la posterior llegada del tranvía eléctrico en 1898, los tranvías de mulas extendieron una importante red de líneas por la ciudad, llegando a lugares tan lejanos para la época como Leganés.

Ambas tecnologías convivieron hasta 1906 y por eso es importante reivindicar su papel como germen del transporte urbano de la capital durante 35 años de historia, indica el Consorcio.

Agrega que «poco queda de aquel Madrid de 1871 y por ello es necesario conmemorar este aniversario y conocer cómo era nuestra ciudad, qué transformaciones urbanísticas se produjeron en la transición al siglo veinte y cómo era la tecnología de aquellos vehículos en los que viajaron nuestros antepasados hace ahora 150 años».

Los editores de Aquí Madrid valoran las informaciones y artículos recibidos en la redacción con criterios profesionales y tienen la obligación de cumplir con la política editorial del periódico sobre buenas prácticas profesionales.

Deja un comentario