UGT Madrid denuncia que el empleo de 154 familias madrileñas está en el aire debido a que el Canal de Isabel II de Madrid haya adjudicado su servicio de atención telefónica a las empresas Servinform y Telecyl-Madison, dividiendo en dos lotes un servicio que hasta prestaba una sola empresa, GSS Venture.

UGT señala que lo más preocupante es que, en los pliegos del concurso, se determinaba que en cada lote prestarán servicios cincuenta personas, cuando la plantilla actual es de 154 trabajadores, por lo que un tercio de la plantilla quedará en desempleo.

Además, el Canal de Isabel II permite que una de estas empresas, Telecyl, prestará el servicio de atención telefónica exclusivo para la ciudadanía de Madrid desde Valladolid, lo que supondrá para otro tercio de la plantilla serias dificultades de continuar en sus empleos ya que tendrían que afrontar los gastos del desplazamiento y cambio de domicilio a Valladolid.

El sindicato alerta también sobre que el servicio de atención telefónica a los ciudadanos y ciudadanas de Madrid se puede ver seriamente afectado: por la reducción de personal y porque el Canal de Isabel II ha cerrado prácticamente todas las oficinas de atención presencial. Esto, que va a suponer un incrementando significativo del número de llamadas telefónicas, se va a traducir en demoras y peor servicio al cliente.

Sin empleo y sin desempleo

La UGT señala asimismo que la actual adjudicataria, GSS Venture, ha decidido aplicar unilateralmente la subrogación para los trabajadores y trabajadoras con el fin de no asumir la carga de despidos e indemnizaciones.

No implica, sin embargo, que las empresas adjudicatarias vayan a asumir la subrogación de trabajadores y sus condiciones laborales, lo que coloca a la plantilla en un limbo legal: no han sido despedidos por la empresa saliente, pero las empresas entrantes no garantizan asumir la subrogación.

Significa por tanto que la plantilla se podría quedar sin empleo, sin indemnización y sin prestaciones de desempleo.

Los editores de Aquí Madrid valoran las informaciones y artículos recibidos en la redacción con criterios profesionales y tienen la obligación de cumplir con la política editorial del periódico sobre buenas prácticas profesionales.

Deja un comentario