«El artista anónimo», bienvenido siempre el cine finlandés

0
232

«El artista anónimo» (Tuntematon Mestari), película del realizador finlandés Klaus Harö («La clase de esgrima», «Cartas al padre Jacob»), que ha competido por el Globo de Oro 2020, nos cuenta las peripecias del veterano galerista Olavi Launio (Heikki Nousiainen, «Sibelius», «A la sombra del águila de dos cabezas»), quien obsesionado por el enigmático retrato de un hombre que aparece sin firma en una subasta se empeña en comprarlo, convencido de que es obra de un reputado pintor ruso. 

Al mismo tiempo, su hija Lea, a la que lleva años ignorando, le pide que ayude a su nieto adolescente, Otto (Amos Brotherus, actor y violonchelista, descubierto en la versión finlandesa de la comedia musical «Billy Elliot», miembro junto a sus hermanos del grupo musical  Brotherus Brothers ), empleándole en la tienda durante unos días para hacer unas prácticas que necesita para sus créditos escolares.

Hasta entonces dos desconocidos, abuelo y nieto emprenden juntos una investigación para conseguir verificar que sus sospechas sobre la autoría del cuadro son acertadas. Consultan catálogos, acuden a bibliotecas y recorren Finlandia siguiendo pistas que finalmente resultan acertadas. El galerista acaba comprando el cuadro tras pedir un crédito y vender las joyas de la familia. Para el anciano, demostrar que tenía razón es un reto personal y la posibilidad de hacer el negocio de su vida al revender la pintura. Olavi piensa que, tras años de mediocridad vendiendo paisajes para decorar, hacerse con el cuadro  del hombre misterioso puede ser muy  significativo en su larga trayectoria profesional.

El realizador y el actor son viejos conocidos, en 2000 rodaron juntos «Cartas al padre Jacob», largometraje premiado por la Academia finlandesa del cine y aplaudido en toda Escandinavia. «Heikki –ha dicho el realizador- tiene 73 años y es una suerte trabajar con alguien de su experiencia».

Incomprensiblemente –porque el arte ignora las fronteras-  aquí no estamos muy familiarizados con el cine finlandés, y es una pena porque las pocas películas que se han estrenado en los últimos años han sido siempre interesantes. En este caso estamos ante un filme que habla de la pasión por el arte, de la siempre complicada familia y de las cosas que nos hemos perdido y después son imposibles de recuperar. 

Olavi, el personaje protagonista es un marchante de la vieja escuela que vive solo en Helsinki, en un apartamento y una galería sombríos donde los cuadros invaden literalmente las paredes y los libros se amontonan en las sillas y el suelo. Rechaza las nuevas tecnologías y hace su trabajo con una máquina de escribir y una calculadora. Olavi resulta bastante patético cuando, cada mañana, se compra un pastel en la tienda del barrio, pero también conocemos su aspecto de negociante avezado y de padre egoísta.

A la manera de las películas policiacas, en «El artista anónimo» se van siguiendo pistas para probar quien es el autor de la pintura sin firma, en paralelo con el drama familiar y todo apoyado en un fondo musical de piezas clásicas de Vivaldi, Haendel, Rachmaninov y Mozart, entre otros. 

«El artista anónimo» llega a las salas españolas el viernes 23 de octubre de 2020.

Periodista, libertaria, atea y sentimental. Llevo más de medio siglo trabajando en prensa escrita, RNE y TVE; ahora en publicaciones digitales. He sido redactora, corresponsal, enviada especial, guionista, presentadora y hasta ahora, la única mujer que había dirigido un diario de ámbito nacional (Liberación). En lo que se está dando en llamar “los otros protagonistas de la transición” (que se materializará en un congreso en febrero de 2017), es un honor haber participado en el equipo de la revista B.I.C.I.C.L.E.T.A (Boletín informativo del colectivo internacionalista de comunicaciones libertarias y ecologistas de trabajadores anarcosindicalistas). Cenetista, Socia fundadora de la Unió de Periodistes del País Valencià, que presidí hasta 1984, y Socia Honoraria de Reporteros sin Fronteras.

Deja un comentario