Un estadounidense de setenta años que se contagió de Covid-19 y estuvo hospitalizado durante dos meses en Seattle (EE.UU.) tuvo la desagradable sorpresa de recibir una notificación de 181 páginas por más de un millón de dólares, reveló el sábado 12 de junio de 2020 el periódico Seattle Times.

Michael Flor fue internado el 4 de marzo 2020 en el centro médico Swedish Issaquah de Seattle, y en los 62 días que estuvo hospitalizado su estado se agravó hasta el punto en que una noche las enfermeras llamaron por teléfono para que su esposa e hijos se despidieran de él.

Pero se recuperó y, entre aplausos y vivas del personal de enfermería, fue dado de alta el 5 de mayo 2020.

Pero su corazón estuvo a punto de «detenerse una segunda vez»” al recibir una factura pro forma por un importe total de 1.122.501 dólares, precisa el diario.

La factura detalla los cuidados que recibió y su costo:

  • 9736 dólares por día por la sala de cuidados intensivos.
  • Casi 409.000 dólares para su estancia en una sala esterilizada debido al contagio del coronavirus durante 42 días
  • 82.000 dólares por el uso de un respirador artificial durante 29 días.
  • 100.000 mil dólares por los cuidados de «última oportunidad», cuando su pronóstico fue de vida o muerte durante dos días.

Sin embargo, Flor, quien es beneficiario del seguro de salud para personas mayores Medicare, no debería tener que pagarlo, según el Seattle Times, porque el plan de ayuda a la economía estadounidense adoptado por el Congreso incluye un presupuesto para compensar a los hospitales y a las compañías de seguros privadas que trataron a los pacientes de COVID-19.

Los editores de Aquí Madrid valoran las informaciones y artículos recibidos en la redacción con criterios profesionales y tienen la obligación de cumplir con la política editorial del periódico sobre buenas prácticas profesionales.

Deja un comentario