Agentes de la Policía Nacional han desarticulado un grupo organizado dedicado a la venta de pastillas para adelgazar, adulteradas con un derivado de la anfetamina. Los medicamentos eran publicitados a través de un perfil de una red social y contenían sibutramina, sustancia que puede ocasionar gravísimos riesgos a la salud pública. Han sido intervenidas unas nueve mil cápsulas y abundante documentación relacionada, además de bloquear tres cuentas bancarias. 

La investigación se inició cuando los agentes tuvieron conocimiento de un perfil en redes sociales donde se vendían una ingente cantidad de medicamentos. Tras varias gestiones se pudo comprobar que uno de los productos publicitados contaba con una alerta de prohibición de comercialización en España por parte de la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios (AEMPS), desde el año 2013, por contener la sustancia sibutramina cuyo consumo puede ocasionar graves riesgos para la salud.

Los investigadores también constataron que se ofertaba otro producto al que atribuían exactamente las mismas cualidades que el anterior y que, aunque era vendido bajo la apariencia de producto totalmente nuevo y natural, la realidad es que se trataba de una reconversión de otros productos que aún no habían sido retirado del mercado. El proceso de reconversión era totalmente manual, consistiendo simplemente en la retirada de la pegatina que le daba el nombre y poniendo otra preparada ad-hoc con el nombre nuevo. 

Tras la preceptiva oportuna consulta a la Agencia Española de Nutrición y Seguridad Alimentaria, indicaron que no tenían constancia de ningún producto legal con el nuevo nombre. Tras su análisis se pudo comprobar que contenía los mismos componentes, es decir, sibutramina.

Gravísimo riesgo para la salud pública

Una vez comprobada la ilegalidad de los productos que vendían, así como también el gravísimo riesgo para la salud pública, los investigadores iniciaron el estudio, análisis y práctica de vigilancias sobre los presuntos distribuidores, pudiéndose comprobar tanto la actividad de distribución de los productos, como los ingentes beneficios que reportaba tal actividad.

Así y todo, habida cuenta de la gran cantidad de personas a los que los ahora detenidos estaban remitiendo los productos y el gravísimo riesgo para salud que suponía, es por lo que se decide explotar  parte de la operación con el resultado de cuatro detenidos, tres cuentas bancarias bloqueadas y aproximadamente unos trescientos botes de producto intervenidos (unas nueve mil cápsulas). También fueron intervenidos 48 paquetes que se iban a repartir por distintas partes de la geografía española a través de dos empresas de paquetería.

Resaltar que la investigación ha sido llevada a cabo en coordinación con la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios, a quien se le ha dado cuenta de lo actuado al objeto que proceda a la oportuna alerta y retirada de los productos.

Los editores de Aquí Madrid valoran las informaciones y artículos recibidos en la redacción con criterios profesionales y tienen la obligación de cumplir con la política editorial del periódico sobre buenas prácticas profesionales.

Deja un comentario