La Policía Nacional informa de que 33 personas han sido detenidas acusadas de falsedad documental, intrusismo y blanqueo de capitales, que llegaron a defraudar más de 1.200.000 euros con la alteración de 41 expedientes de accidentes de tráfico de una compañía aseguradora.

En la operación se han llevado a cabo treinta detenciones en la localidad madrileña de Getafe, dos en Madrid capital y una en Murcia.

Las investigaciones comenzaron con la denuncia interpuesta por la aseguradora afectada, que alertó de la actividad fraudulenta que habían detectado en una de sus empleadas, a través de expedientes de accidentes de tráfico indemnizados por la compañía, todos ellos tramitados o supervisados por la misma empleada. Estas irregularidades consistían en la incorporación de víctimas falsas a expedientes de accidentes de tráfico reales para, posteriormente, cobrar la correspondiente indemnización.

Esta empleada, prevaliéndose de los cargos que fue ocupando en la empresa, introdujo en los aplicativos de la compañía a personas que se hacían pasar por presuntas víctimas de accidentes de tráfico, los cuales cedieron sus datos bancarios y de identidad. Con el fin de dotar de veracidad a las supuestas víctimas y superar los controles internos, esta empleada incorporó documentos falsos de todo tipo en los expedientes, como partes médicos, atestados policiales y facturas de servicios de fisioterapeutas, entre otros.

Para justificar estos últimos, los relacionados con servicios de fisioterapeuta, la empleada contactó con el otro principal investigado de la trama, quien emitió a su nombre numerosas facturas que fueron incorporadas en los expedientes tramitados por la empleada de la compañía. Además, esta persona consta en uno de los accidentes como presunta víctima. Ambos idearon la operativa defraudadora, y fueron ellos mismos quienes se dedicaron a captar a las víctimas falsas de los accidentes.

Identificadas 43 personas que se hicieron pasar por víctimas

Se han constatado irregularidades en 41 expedientes tramitados, principalmente, durante los años 2019 y 2020, y se ha identificado a 43 personas como presuntas víctimas falsas, algunas de ellas menores de edad, generándose un fraude de 1.201.999,10 euros.

Durante la investigación, se han efectuado tres entradas y registros en domicilios, dos de ellas en Madrid y una tercera en la localidad madrileña de Morata de Tajuña. En estas actuaciones policiales se intervinieron 8995 euros en efectivo, teléfonos móviles, equipos informáticos y documentación.

Los editores de Aquí Madrid valoran las informaciones y artículos recibidos en la redacción con criterios profesionales y tienen la obligación de cumplir con la política editorial del periódico sobre buenas prácticas profesionales.

Deja un comentario