La Guardia Civil, en el marco de la operación TURIA, ha conseguido desarticular una de las organizaciones criminales más activas en lo que se refiere a la introducción de grandes remesas de estupefacientes por los principales puertos marítimos españoles con destino a Europa.

La investigación se inició hace más de un año, cuando la Guardia Civil, a través de su Unidad Central Operativa (UCO), centra sus esfuerzos en la actividad criminal de los principales puertos españoles, ante la proliferación de distintas aprehensiones de cocaína, siguiendo muchas de ellas el mismo patrón delictivo.

De esta manera, ya en abril de 2021, los Equipos Contra el Crimen Organizado (ECOs) de la Unidad Central Operativa con sede en Alicante y Pontevedra, impidieron la salida de trescientos kilogramos de cocaína del Puerto de Valencia, procediendo a la detención de tres personas, las cuales, utilizando un vehículo autorizado a operar en ese puerto, extrajeron de un contenedor la sustancia descrita, oculta en un contenedor procedente de Brasil por el conocido método del «gancho ciego» o «gancho perdido».

Operación policial internacional

A raíz de toda la información obtenida en esa intervención y otras anteriores, se inició una ambiciosa operación policial a nivel internacional, con implicación de la Guardia Civil junto a las autoridades brasileñas, norteamericanas y belgas además de EUROPOL.

Durante este tiempo, todos los Cuerpos y Agencias participantes, han conseguido crear un riguroso equipo de trabajo a través de varias reuniones de coordinación en diferentes países, el cual ha permitido conocer e identificar a los principales cabecillas de esta importante red delictiva, desde Dubái (EAU) hasta Brasil, así como la incautación, en diferentes intervenciones, de más de 3900 kilogramos de cocaína sólo en España, todas ellas llevadas a cabo por la Guardia Civil dentro de este equipo de trabajo.

Actuaciones simultáneas en España y Brasil

OP Turia UCO Brasil Europol perro

De esta manera, esta misma semana se ha llevado a cabo la fase final de esta importante operación, actuando de manera simultánea y coordinada en España y Brasil, para lo que se han traslado agentes de la UCO a ese país, al igual que agentes brasileños y de EUROPOL lo han hecho a España, consiguiendo la total desarticulación de la organización investigada.

En lo que a España se refiere, se ha procedido a la detención de siete personas relacionadas con estos hechos, cuatro de ellos en la provincia de Barcelona en cinco registros practicados, habiéndose intervenido 400 kilogramos de cocaína en una nave industrial dentro de un contenedor marítimo procedente de Brasil y con llegada al puerto de Barcelona.

Además, fruto de uno de los registros, se ha intervenidos una plantación indoor de marihuana con más de 300 plantas, así como varios vehículos de alta gama, dispositivos de telefonía móvil encriptada de gran interés para la investigación, joyas y el bloqueo de más de veinte cuentas bancarias de diferentes empresas vinculadas a este grupo criminal, creadas para facilitar la importación de la droga y la transferencia de dinero.

Objetivos de Alto Valor para Europol (HVT)

De manera simultánea, la Policía Federal brasileña, en la que han denominado operación TURFE y en la que han participado agentes de la UCO trasladados al efecto a ese país, han procedido a la práctica de treinta registros domiciliarios, produciéndose en algunos de ellos intensos intercambios de disparos con la policía, así como la detención de veinte personas, entre los que se encuentran varios Objetivos de Alto Valor (HVT) para la agencia europea.

La operación ha sido llevada a cabo por la Guardia Civil a través de sus Equipos Contra el Crimen Organizado (ECO´s) y el Grupo Central Antidrogas, ambos pertenecientes a la UCO, junto a la DEA estadounidense, la Policía Federal de Brasil y de Bélgica además de EUROPOL, todo ello dirigido por el Juzgado Central de Instrucción número 1 y la Fiscalía Especial Antidroga, ambos de la Audiencia Nacional.

Los editores de Aquí Madrid valoran las informaciones y artículos recibidos en la redacción con criterios profesionales y tienen la obligación de cumplir con la política editorial del periódico sobre buenas prácticas profesionales.

Deja un comentario