La Dirección General de Salud Pública de la Comunidad de Madrid ha notificado hoy, 31 de julio de 2020, al Ministerio de Sanidad cuatro nuevos brotes con un total de 23 casos y 67 contactos en seguimiento. Todos están asociados al ámbito laboral y familiar, sin que ninguno de ellos haya necesitado ingreso hospitalario.

El primer brote se ha detectado en los municipios de Galapagar, Fuenlabrada y Cadalso de los Vidrios. Hay nueve casos positivos y veintiocho contactos en seguimiento. Este brote se ha producido en el ámbito familiar y laboral.

El segundo brote ha tenido lugar en los municipios de Madrid, Arroyomolinos y Móstoles, con siete casos positivos y siete contactos en seguimiento. Este brote se ha producido durante una celebración en el ámbito familiar.

El tercer brote tiene lugar en Madrid capital con tres casos positivos y veintidós contactos en seguimiento. Este brote ha sido detectado dentro del ámbito laboral y familiar.

El cuarto brote se ha detectado en el municipio de San Martín de la Vega y tiene cuatro casos positivos y diez contactos en seguimiento con origen en el ámbito laboral y familiar.

El objetivo de la detección precoz es, una vez son confirmados los casos, transmitírselo a los técnicos de Salud Pública de manera inmediata, para que el seguimiento y control de los contactos sea inminente, determinando las medidas oportunas de control de los contactos, y evitar así la posible propagación y que dichos brotes sean de menor incidencia.

Desde la Comunidad de Madrid se recuerda a los ciudadanos la importancia de la responsabilidad individual en la adopción y control de las medidas higiénico-sanitarias para evitar la propagación de los contagios: La obligatoriedad del uso de la mascarilla, la frecuente limpieza e higiene de manos, bien con agua y jabón, o con gel hidroalcohólico; y la concienciación de que es una enfermedad que nos afecta a todos, independientemente del rango de edad.

Los editores de Aquí Madrid valoran las informaciones y artículos recibidos en la redacción con criterios profesionales y tienen la obligación de cumplir con la política editorial del periódico sobre buenas prácticas profesionales.

Deja un comentario