Cine español muy presente en tres festivales simultáneos en Miami

El sur de Florida vive una euforia de cine, tres festivales se están desarrollando: el Gems del Festival Internacional de Miami, Recent Spanish Cinema y el Festival Internacional De Films De Fort Lauderdale (FLIFF), y en todos la participación de España y el cine hispano es considerable.

El Fort Lauderdale International Festival es uno de los festivales decanos de los Estados Unidos, creado en 1986 por la Asociación de Cine del Condado de Broward para estimular la industria del cinematográfica tanto americana como internacional y promover talentos regionales; introduciendo realizadores y actores internacionales en nuevas audiencias. 

Desde su comienzo fue ecléctico en sus temas y muy variado en sus géneros, incluyendo cortos, documentales varios y películas de realización local y cine indie. En esta nueva edición pospandémica durante dieciocho días, del 4 al 21 de noviembre, se presentaran 150 películas independientes  americanas e internacionales de cuarenta países, entre ellos Afganistán, Australia, Burkina Faso, Burundi, Chipre, Francia, Hungría, Indonesia, Italia, Israel, Japón, Rusia, Suiza, España y por supuestos, filmes americanos. 

El festival se celebra en la bella ciudad de Fort Lauderdale a cuarenta kilómetros al norte de Miami, llamada la Venecia de Estados Unidos por los canales e islas que la configuran. Es una de las ciudades más antiguas del sur de Florida, y es llamada Fort, por las fortalezas construidas cuando la conquista, su geografía es muy especial con un río que la atraviesa y el encanto de los canales acuáticos por donde navegan barcos turísticos apreciando la naturaleza tropical, las bellas mansiones y las reservas de caimanes americanos.

El festival tiene su historia ya que aúna los esfuerzos de la Asociación de Cine de Broward County y la participación de las salas de la región: el histórico Gateway, uno de los primeros cines de la década de los cincuenta, dedicado hoy a cine arte, la bella capilla religiosa Savor adaptada al cine y Cine Paradiso la sala más reciente. Este festival fue visitado por grandes figuras de la escena: Vittorio Gassman, Graham Greene, Matt Damon, Jaqueline Bisset, Tony Curtis, Michael Caine, Lord  Richard Attenborough  y Ben Affleck entre otros famosos. Años atrás, fui invitada a  exhibir mi film «La niña del gato», como tributo al cine histórico, con mis comentarios, por considerarme la Shirley Temple de Sudamérica.

El festival, aunque no incluía cine hispano, en esta 36 Edición incorporó la presencia de filmes españoles y latinoamericanos: «Las mejores familias», comedia, producción Perú-Colombia del director Javier Fuentes León. «Chavalas» comedia española dirigida por Carol Rodríguez Colas, perteneciente a la generación de mujeres cineastas, «Pacto de fuga», film histórico chileno dirigido por David Albala; «La Boda de Rosa», film español de Iciar Bollaín y «La Odisea de Vasy», coproducción España-Grecia dirigida por Vasileios Papatheocharis, con la actriz española María Gregorio

La noche de apertura, el 5 de noviembre, hubo presentaciones simultáneas en las salas mencionadas y en el teatro del Museo del Descubrimiento y Ciencia, IMAX, donde se exhibió Marvel 3D film Eternels, contó con la presencia  del director del Festival, Gregory von Hausch y el director de Comunicaciones Jan Mitchell

En la alfombra roja desfilaron  actrices, actores y directores de alguno de los filmes en exhibición. Tuvimos ocasión de conocer a la directora y guionista americana musulmana Iman Zawahry, realizadora de American-ish, el primer film americano musulmán, con su elenco de actores y editores: Aizzah Fatima, Salena Qureshi y Roy Wol.  También se lucieron en la alfombra roja actores y productores de otros filmes como el joven director ecuatoriano Gonzalo Mejía, creador del premiado y original corto metraje: «La llave, el gato y el pescado negro». 

Vasy’s Odyssey

Una de las producciones españolas presentadas es la comedia «Vasy’s Odyssey»,  coproducida con Grecia y dirigida por Vasileos Papatheocharis, con la actriz española Maria Gregorio y el actor Alejandro Tous.

El film es una road movie, o cine de carreteras, algo que se ha puesto de moda a partir del premiado film Nomadland, aunque hay que reconocer que ya este género tiene un espacio en la industria hace tiempo, con características marcadas: la historia se desarrolla en relación a un viaje, son producciones de bajo costo, con enfoques socio psicológicos, con recursos técnicos menos exigentes y aspecto creativos que surgen del viaje en el móvil. 

Estas películas de carretera surgieron con la tradición literaria de «viajes iniciáticos» y se conecta con la famosa Odisea de Homero y Siddhartha de Hermann Hesse, y también con algunas novelas de Jack Kerouac. Por otra parte, el invento del automóvil y la posterior cultura que genera el móvil, influyen en los road movies. Sin duda, la invención del automóvil, surgido  a consecuencia de la Revolución industrial, fue una gran invención imponiendo un modelo de vida y constituyéndose en forma de transporte esencial y muy variado, en el mundo moderno. Es lógico que el cine lo testimoniara.

Recordemos algunos films memorables: Thelma y Luis, The Motel life, Las uvas de la ira, Week end, Rebelde sin causa, Diario de motocicleta del Che Guevara, el film argentino Mundo Grua, el exitoso Forrest Gums, el extraño film Paris –Texas y la creación de Dustin Hoffman en Rain Man. 

Vasy’s Odyssea no escapa al género, se estructura en secuencias que marcan el viaje donde suceden diferentes situaciones entre la vida de estos dos personajes, una joven española que va en busca de su amor griego y un escritor griego que busca éxito en el cine de España. Dos personas que eran extraños pero viajan por distintos motivos desde Alicante a Grecia.

A través del viaje se van conociendo y van conociendo los lugares con sus tradiciones y gastronomía, van contando sus sueños y sus frustraciones. Algunos actores no parecen profesionales pero no resta a la buena labor de María Gregorio y al ritmo del film. La fotografía es en blanco y negro lo cual da una atmosfera de ensueño y aventura y la dirección no sorprende pero narra con naturalidad la historia, dejando el final abierto. 

La Odisea de Vasy es una  metáfora de la vida, la vida como un viaje que nos sorprende, nos templa y nos conmueve. Un viaje único, de allí la importancia de saber vivirlo.

Y hablando de viajes, vale la pena cruzar el Atlántico para  visitar el sur de la Florida, disfrutar la naturaleza exhuberante, la playas, su historia y durante el mes de noviembre gozar tres festivales de cine y excelentes películas. El cine es también un viaje de la imaginación y de la fantasía humana. 

Deja un comentario