Cine en Madrid: ‘Sin Olvido’, de viaje con el enemigo

0
74

-«Su padre mató a mi padre
-Mi padre mató a cientos de personas   
-…
-Mi madre decía: Tu padre no era un fascista. Era un hombre honesto. Solo daba caza a ladrones, asesinos y judíos»

Drama salpicado de momentos de comedia, de un humor con reminiscencias del cine mudo, basado en la teoría de los opuestos que se atraen, ‘Sin olvido’ (título original ‘Tlmocník’) es un road trip dirigido por el eslovaco Martin Sulík con dos excelentes intérpretes: el reconocido actor austriaco de teatro y cine Peter Simonischek (habitual del Festival de Salzburgo, recompensado en el Festival de San Sebastián y con el Premio al Mejor Actor Europeo en 2016 por su papel en ‘Tony Erdman’, de Maren Ades) y el actor y realizador checo Jiri Menzel (Oscar 1968 por ‘Trenes estrechamente vigilados’, Oso de Oro en la Berlinale 1990  por ‘Alondras en el alambre’, ‘El incinerador de cadáveres’), fallecido a los 82 años el pasado 5 de septiembre de 2020.

El vejo traductor eslovaco Ali Ungar, viudo y jubilado desde hace tiempo, viaja a Viena en busca del asesino de sus padres, el antiguo oficial de las SS Graubner. En su lugar encuentra a su hijo, Georg, un exprofesor de lenguas también jubilado que quiere disfrutar de la vida que le queda tanto como pueda, y se niega a cargar con las culpas «de otros». Tras un primer encuentro glacial, Ungar despierta el interés de Georg y juntos emprenden un viaje por Eslovaquia en busca de los lugares que frecuentó el padre del austriaco y de supervivientes del Holocausto local, para terminar descubriendo que todavía existen profundos conflictos no resueltos. 

Son dos personajes entrañables: el anciano hijo de judíos asesinados en la Segunda Guerra mundial, discreto y metódico, y el hijo del nazi que masacró pueblos enteros, algo más joven, extrovertido y bon vivant que, tras superar la profunda incomprensión que les separa, viven unos días de algo parecido a una amistad improbable cuando recorren Eslovaquia en coche y van encontrando distintos personajes que les acercan a la verdad que buscan. El final revelación  inesperado no gustó a la crítica internacional cuando la película se presentó en los festivales de Berlín y Jerusalén.

Esta nueva aproximación al horror del Holocausto -contra lo que pueda creerse, siempre queda algo por contar del mayor crimen contra humanidad del siglo veinte- y especialmente de sus consecuencias en los entornos familiares (de víctimas y de verdugos), aunque no es la obra de un historiador conserva las características esenciales de un trabajo de memoria y repasa algunas verdades históricas incontrovertibles, seguramente también con la intención de alertar a las futuras generaciones sobre la inconveniencia y el error garrafal de cometer los mismos errores. 

Evidentemente, ‘Sin olvido’ es un interesante trabajo honesto y subjetivo, están patentes los prejuicios y las diferencias de dos culturas y algunas preguntas sin respuesta: junto con la parte alícuota de ADN, ¿heredan los hijos y los nietos los errores cometidos por sus padres o sus abuelos?, el recuerdo ¿es peor para el hijo de un asesino o para el hijo de una víctima?

“Sin olvido” se estrena en los cines madrileños el 18 de septiembre de 2020.

Deja un comentario