Este domingo, 10 de julio de 2022, los Cines Embajadores cumplen sus primeros dos años de vida. 

«Parece –recuerdan en un comunicado- que fue ayer cuando una pandemia mundial impidió que pudiéramos hacer nuestra apertura con normalidad, cuando un incendio se empeñó en que abrir un cine en 2020 no era una buena idea y cuando finalmente, el 10 de julio de 2020, pudimos abrir las puertas y proyectar ‘Cinema Paradiso’, un homenaje al cine que amamos, que es nuestra vida».

Dos años después siguen una andadura iniciada en condiciones tan difíciles gracias a todas las personas que también aman el cine y han apoyado desde el primer día «esta locura de compromiso con el barrio,  para seguir trabajando y para traer el mejor cine y las mejores propuestas».

Por eso, los promotores quieren que el domingo 10 de julio el cine se convierta en una gran fiesta, que empezará el sábado con una jornada de puertas abiertas, una invitación a vino o cerveza a partir de las 22h00 y mucha música cuando acabe la última proyección. 

Y continuará el domingo con todos los pases –matinales, primeras sesiones y sesiones de tarde- al precio único de 5€ y la última sesión de la noche completamente gratis. Las entradas para este último pase podrán retirarse a partir de las 16:00 horas. 

Periodista, libertaria, atea y sentimental. Llevo más de medio siglo trabajando en prensa escrita, RNE y TVE; ahora en publicaciones digitales. He sido redactora, corresponsal, enviada especial, guionista, presentadora y hasta ahora, la única mujer que había dirigido un diario de ámbito nacional (Liberación). En lo que se está dando en llamar “los otros protagonistas de la transición” (que se materializará en un congreso en febrero de 2017), es un honor haber participado en el equipo de la revista B.I.C.I.C.L.E.T.A (Boletín informativo del colectivo internacionalista de comunicaciones libertarias y ecologistas de trabajadores anarcosindicalistas). Cenetista, Socia fundadora de la Unió de Periodistes del País Valencià, que presidí hasta 1984, y Socia Honoraria de Reporteros sin Fronteras.

Deja un comentario