Quienes visiten París estos días quedarán sorprendidos al ver el Arco de Triunfo empaquetado. Esta obra, un proyecto de Christo Vladimirov Javacheff, fallecido hace un año, y de su esposa Jeanne-Claude, coincide con una exposición de obras y proyectos del artista búlgaro en la galería madrileña Guillermo de Osma.

El Arco del Triunfo fue uno de los primeros proyectos que concibió Christo desde sus años de residencia en París en los años sesenta, a donde llegó a los veintidós años en un tren de mercancías huyendo del régimen estalinista de Bulgaria.

Seis décadas después su sobrino Vladimir Javacheff ha conseguido hacer realidad el sueño de Christo: que el monumento permaneciera empaquetado desde el sábado 18 de septiembre, bajo 25 mil metros cuadrados de tela de propileno afianzada con tres kilómetros de cuerda, una obra que recuerda a la que hicieran Christo y Jeanne-Claude con el Reichtag en Berlín o el Pont Neuf, también en París.

El Gobierno de Francia ha financiado esta iniciativa con catorce millones de euros, que en parte serán recuperados con las ventas de dibujos y maquetas.

Según el sobrino de Christo, esta será la última oportunidad de ver un monumento empaquetado, a pesar de que el artista dejó varios proyectos terminados que en su día no llegaron a culminar.

Christo empaqueta la Muralla de Roma
Christo empaqueta la Muralla de Roma
Proyecto para cubrir una playa

Una exposición en madrid

Dos de esos proyectos son los de la Puerta de Alcalá de Madrid y la estatua de Colón en Barcelona, que Christo ideó en 1976 y tres de cuyos diseños pueden verse estos días en la exposición de la galería Guillermo de Osma (hasta el 15 de octubre) junto a obras de tamaño menor del matrimonio, que hicieron con coches, carretillas, un árbol que le sirvió de modelo para los que realizó en los Campos Elíseos de París y otros embalajes, a través de los que pueden seguirse los métodos de trabajo de ambos artistas.

Hay que señalar que las primeras obras de Christo y Jeanne-Claude eran de pequeño tamaño: botellas, cajas, muebles, etc. Su primer proyecto monumental data de 1962, «Cortina de acero», una declaración artística contra el muro de Berlín, cuyo diseño está también en esta exposición. Se trata de una de las pocas obras de Christo en las que el artista manifiesta su dimensión política. Christo y Jeanne-Claude comenzaron autofinanciando totalmente sus proyectos que, al ser al aire libre, eran gratuitos para todos los espectadores (y efímeros). 

El matrimonio se estableció en Nueva York después de triunfar en la Galería de Leo Castelli y asombrar con sus montajes en vitrinas de tiendas («Store Front»). Uno de sus proyectos más espectaculares fue envolver 2.5 kilómetros de costa en Sidney, para lo que utilizaron casi cien mil metros cuadrados de tela y 56 kilómetros de cuerdas. Con «Running Face» cubrieron en 1976 una cerca de cuarenta kilómetros de largo y cinco de ancho a lo largo de un paisaje que llegaba hasta el mar. El diseño para envolver la muralla romana de Porta Pinciana se expone también en esta muestra en Madrid. En España, Christo y Jeanne-Claude sólo ejecutaron uno de sus proyectos, el de cubrir de tela el interior de la Galería Joan Prats de Barcelona.

La exposición de Madrid se completa con un video en el que Christo y Jeanne-Claude explican los procedimientos que utilizaban en sus obras y las dificultades, muchas burocráticas, que tenían que superar.

Deja un comentario