Durante el primer mes de confinamiento sobre todo, e incluso más allá en el tiempo, cientos de miles de personas estábamos pendientes de que sonara el teléfono y llegara esa noticia que podría destrozarnos la vida, como así ha sucedido en miles de casos, y ahí están los testimonios que arrojan las estadísticas para corroborarlo. Y un día sonó el teléfono, nuestro teléfono. Y a través del aparato oímos una voz anónima, desconocida, temiendo por mi parte lo peor…

Pero afortunadamente resultó ser todo lo contrario, se trataba de la voz de una mujer que llamaba desde el Centro de Mayores de Tres Cantos Madrid) preguntando por mí, interesándose por mi situación, por mi salud, y preguntándome también a continuación por la situación de mi esposa. Según me han comentado, las personas que llamaban eran voluntarias, con lo que el agradecimiento por mi parte es doblemente mayor. Podría tratarse de Marta, o de Cristina, pero en cualquier caso eran personas interesándose por nuestra salud, y eso es lo importante.

Recuerdo en estos momentos, una vez jubilado ya desde hace años, que durante mucho tiempo siempre me decía a mí mismo intentando convencerme eso de: “Yo nunca seguiré la senda de los elefantes, no caminaré junto a ellos para unirme a la manada en el abrevadero…”. Es una metáfora referida a los paquidermos, ya que según cuentan sobre la vida de estos animales, cuando presienten que se acerca el final de sus vidas parece ser que emprenden el camino, la senda para ir a parar a su último destino, porque son conscientes, presienten que se acerca su hora…

Craso error el mío, subsanado afortunadamente a tiempo por mi parte, ya que una vez conocido el Centro de Mayores de Tres Cantos dependiente del Ayuntamiento, y a cargo del cual está el concejal del Partido Popular Ismael Llorente, responsable de Participación y Personas Mayores, un tipo agradable de trato y de verbo fácil en las distancias cortas, he podido comprobar que dicho centro es un lugar para estar, para participar y para pasar muchas horas en torno a ciclos de cultura, historia en general, manualidades, destrezas varias, ocio y esparcimiento, además de disponer de un bar o cafetería que viene a ser, de alguna manera, la sancta santorum de todo jubilado que se precie. Tanto, que tengo algunos amigos para los que dicho centro se ha convertido en un a modo de pensión o posada, ya que permanecen tanto tiempo en el mismo que solo les falta llevarse acuestas la colchoneta y la mochila para pernoctar…

Medio mes después volvió a sonar el teléfono interesándose de nuevo en esta ocasión por la salud y situación de mi esposa, que asiste a dicho Centro de Mayores a diversas actividades culturales, que por razones obvias han sido suspendidas. Posiblemente a algunos este hecho de las llamadas podrá parecerles una nimiedad, pero para otras personas estos detalles son dignos de agradecer, sobre todo cuando eres consciente que a tu alrededor la muerte estaba pasando muy de cerca y alguien, una voz anónima a la que tal vez nunca llegues a ponerle rostro, se preocupa por ti y los tuyos.

Como un servicio más a las personas mayores, durante estos meses de confinamiento este centro ha servido la comida a domicilio a las personas que lo necesitaban, al tiempo que se ofrecían a comprar la comida o los medicamentos necesarios, con todo lo que ello supone para una parte importante de la población tricantina. Gracias.

@conradogranado. Periodista. Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid. He trabajado en la Secretaría de Comunicación e Imagen de UGT-Confederal. He colaborado en diversos medios, como El País Semanal, Tiempo, Unión, Interviu, Sal y Pimienta, Madriz, Hoy, Diario 16 y otros. Tengo escritos cinco libros: Memorias de un internado, Todo sobre el tabaco: de Cristóbal Colón a Terenci Moix, Lenguaje y comunicación, "Y los españoles emigraron" y "Carne de casting. La vida de los otros actores" Soy actor. Pertenezco a la Unión de Actores y Actrices de Madrid, así como a AISGE (Actores Intérpretes Sociedad de Gestión). Trabajos en series de televisión, películas y publicidad.

Deja un comentario