El Gobierno de la Comunidad de Madrid está indemnizando por sentencia judicial a los interinos despedidos para dar paso a los opositores que han conseguido las 410 plazas fijas que se convocaron en la Oferta de Empleo Público (OPE) del Hospital de Fuenlabrada, aprobada con motivo de la ley estatal de estabilización de los empleados públicos.

Las sentencias contra los despidos se producen porque la misma ley de estabilización dice que los interinos, de menos de tres años, que cesen en su actividad porque viene a ocuparse su plaza, no tienen que ser indemnizados, no así los que tengan mayor antigüedad, y establece que la antigüedad en el puesto debe marcar el orden de cese, criterio que no está aplicando la Consejería de Sanidad.

CCOO tiene constancia de que 40 de los 71 profesionales despedidos en el Hospital de Fuenlabrada han demandado a la Consejería de Sanidad, responsable final y subsidiaria de esta decisión, y todos los casos juzgados se están ganando. Y estima que las compensaciones económicas que tendrá que desembolsar la Comunidad de Madrid por la irregularidad de esta actuación, rondan los 1.120.000 euros.

CCOO se ha reunido con Vanessa Lillo, portavoz de Sanidad de Unidas Podemos en la Asamblea de Madrid, para denunciar las irregularidades que se están produciendo con los trabajadores afectados por la última OPE del hospital de Fuenlabrada. Desde el sindicato, se ha trasladado al grupo parlamentario iniciativas para defender los derechos laborales de los trabajadores y trabajadoras.

Lillo considera que «este maltrato laboral y lo que está haciendo, lo que supone, es acudir a la justicia y que se tenga que indemnizar a estos trabajadores y trabajadores, lo cual es indemnizar con dinero público. Entendemos que si las cosas se hubiesen hecho bien desde un principio, no tendríamos que estar hablando de eso. Estamos hablando de mucho dinero público que es de los madrileños y madrileñas y por una gerencia que no sabe gestionar, o no ha querido no sabemos muy bien por qué de manera eficiente los recursos, nos vemos en estas circunstancias».

El Hospital de Fuenlabrada convocó en su última OPE 410 plazas. En esta convocatoria, 339 profesionales consolidaron plaza. Para que los profesionales que han conseguido plaza fija pudieran incorporarse, la Dirección del hospital ha despedido a 71 profesionales interinos, siguiendo un criterio que, según trasladó CCOO a la Consejería de Sanidad y a la propia Dirección del hospital, no cumplía los requisitos exigidos por la ley de estabilización del empleo público ni el Plan de Ordenación de RRHH del SERMAS. El criterio legal establece que deben abandonar su puesto, el personal no fijo, de menor a mayor antigüedad.

CCOO considera que esta medida ha generado un doble perjuicio a los afectados. Hay profesionales interinos con más de doce años de antigüedad en el centro que han sido despedidos, mientras que otros de menor antigüedad siguen trabajando. Si se hubiese seguido el criterio que marca el Tribunal de Justicia Europeo, la normativa Estatal y la del propio SERMAS, que es a la que apela CCOO, tendrían que haber cesado los interinos con antigüedad de menos de tres años de contrato, cuyo coste de indemnización hubiera sido cero.

Todos los casos juzgados de las cuarenta demandas que, hasta ahora, se han presentado por cese improcedente -en casos de interinos con antigüedad de entre doce o dieciséis años- han obtenido el respaldo de los tribunales y se han saldado con indemnizaciones de entre 240 y 320 días. Con estas cantidades, CCOO estima que el montante total de las demandas presentadas superará el millón de euros.

Quince de las demandas presentadas son de facultativos, enfermeras y trabajadores sociales y las indemnizaciones por cada uno de estos ceses se cifran entre 30.000 y 40.000 euros (600.000€). Las 26 demandas del resto de las categorías (520.000€), están entre 15.000 y 20.000 euros de indemnización por profesional.

Los editores de Aquí Madrid valoran las informaciones y artículos recibidos en la redacción con criterios profesionales y tienen la obligación de cumplir con la política editorial del periódico sobre buenas prácticas profesionales.

Deja un comentario