Facua Consumidores en Acción informa de una campaña de ataques dirigida a usuarios españoles para distribuir programas maliciosos o malware de tipo bancario mediante técnicas de ingeniería social.

La campaña de distribución de malware se dirige a los usuarios a través del correo electrónico, para convencerles de descargar un archivo con el pretexto de una actualización de software u otro documento aparentemente inofensivo.

Este tipo de ataque se conoce como falsa descarga, y utiliza técnicas de ingeniería social para convencer a las víctimas de que ejecuten una descarga. Como explican desde la compañía de ciberseguridad Proofpoint, basa su éxito en que se aprovecha de los usuarios dispuestos a seguir buenas prácticas en ciberseguridad. «No es algo nuevo, pero sí bastante efectiva», señalan.

Entre los meses de junio y julio de este año 2020 se han enviado miles de mensajes de este tipo a organizaciones de España y también de Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia o Reino Unido, como recoge el comunicado enviado a Europa Press. Entre los sectores objetivo figuraban el sistema educativo, la Administración Pública o la fabricación industrial.

Según datos de Proofpoint, a principios de julio se observó una campaña de ataques del TA569 con cerca de dieciocho mil mensajes, que incluían enlaces a páginas web comprometidas con inyecciones de HTML SocGholish.

Eran estas inyecciones de código las que se encargaban de analizar la geolocalización, el sistema operativo y el navegador del usuario. Si el entorno del usuario cumplía con unas condiciones específicas, se le mostraba una página de actualización simulada del navegador.

Estas páginas emplean ingeniería social para convencer a las posibles víctimas de hacer una determinada acción, ya sea pulsar un botón, descargar un archivo en JavaScript o HTA. Al ejecutarse, el script registra la huella digital del sistema para descargar y distribuir la siguiente etapa del malware, una vez verificada la geografía del usuario.

El malware analizado por Proofpoint contiene en este caso un troyano bancario (Chthonic) y/o un software de control remoto (NetSupport). Chthonic es una variante del troyano bancario Zeus, mientras que NetSupport es una aplicación de acceso remoto legítima que suele ser empleada con asiduidad por los ciberdelincuentes.

Desde la compañía indican que estas campañas de ataque demuestran que «tanto el malware como las tácticas de los ciberdelincuentes no tienen por qué ser novedosas para surtir efecto».

Por eso, desde Proofpoint recalcan la importancia de que las estrategias de ciberseguridad de las organizaciones contemplen formación continuada e integral para concienciar a los empleados acerca de métodos de ataque, detección y prevención de amenazas.

Los editores de Aquí Madrid valoran las informaciones y artículos recibidos en la redacción con criterios profesionales y tienen la obligación de cumplir con la política editorial del periódico sobre buenas prácticas profesionales.

Deja un comentario