Llevo varias semanas soportando el ruido de las máquinas desbrozadoras que tienen que limpiar de maleza el Parque Central de Tres Cantos (Madrid), este año al menos la mascarilla quirúrgica me evita la polvareda, cuando me llega un comunicado de una empresa eléctrica estadounidense que recurre a un rebaño de cabras para remover la vegetación en torno a sus instalaciones y prevenir incendios.

Cito textualmente para dejar patente un criterio empresarial con el que puede estar de acuerdo hasta el más combativo anticapitalista: «Las cabras, con sus encantadores balidos y ‘beees´, su estilo de vida ecológico y su ética de trabajo directa, son la fuerza laboral perfecta para ComEd. Por segundo año, más de doscientas cabras ocupan un lugar en la plantilla para un programa de pastoreo específico, lo que permite una forma más segura y sostenible de remover la vegetación en terrenos difíciles de alcanzar y ayuda a garantizar una energía eléctrica confiable».

Y añade Michelle Blaise, vicepresidenta sénior de Servicios Técnicos en ComEd: «Y esto es aún mejor cuando podemos hacer nuestro trabajo y al mismo tiempo llevar alegría y educación a los hogares de Illinois. Nos emociona continuar con este programa innovador de pastoreo de cabras y compartirlo con todos».

De inmediato he tomado la decisión de hacer pública esta información para que los responsables de mantener limpio de maleza Tres Cantos lo tengan en cuenta y en lugar de una brigada armada de ruidosas desbrozadoras que contaminan de polvo y ruido los parques públicos recurran a contratar un rebaño de cabras con su correspondiente pastor.

La idea me parece especialmente adecuada además para el Parque Central, donde ya tenemos el Aula de Medio Ambiente Las Vaquerizas, que podría organizar visitas para explicar cómo trabajan las cabras en beneficio del municipio. Y ya puestos a imaginar, se podría también asistir a otras actividades, como las de ordeñar o incluso explicar cómo se hacen los quesos de leche de cabra.

Para facilitar la toma de decisiones del Equipo de Gobierno, aporto alguna información más de ComEd, que recurre en los meses de junio y julio a un rebaño de cabras Kiko para pastar debajo de su tendido eléctrico en la ciudad de Pekin, al sur del estado de Illinois.

Las cabras Kiko son una raza robusta conocida por su gran apetito. Los animales están bajo un esquema de préstamo a ComEd, de parte de la empresa de pastoreo de cabras Goats on the Go. En promedio, una cabra puede limpiar un acre (4000 metros cuadrados ) de terreno por semana, equivalente a lo que un equipo de personas puede lograr, con la ayuda de maquinaria, en el mismo periodo de tiempo.

Hay que coincidir con los responsables de esta empresa que utilizar cabras para limpiar el follaje y la maleza es una alternativa ecológica, eficiente y segura. Añaden, además, que las cabras tienen mucha personalidad.

La compañía utiliza, como también podría hacerlo el Ayuntamiento, a reforzar su perfil de responsabilidad corporativa, desarrollando campañas alegres y educativas que se difundirían en sus canales de redes sociales.

Los contenidos son fáciles de armar, vivencias del rebaño en este cometido de cara al verano, compartir historias de algunas de la cabras, a las que se puede bautizar con nombres que puedan ser recordados por los chicos y adultos que acudan al parque, y también aprovechar para explicar a los menores de tres cantos en que consiste el pastoreo, incluidas sesiones de orientación, capacitación práctica y evaluaciones de desempeño, porque no sería el primer joven de Tres Cantos que se inclinaría por un oficio alternativo.

Para lectores interesados adjunto los enlaces seguir este rebaño de cabras y hacer el seguimiento de su progreso, en las redes sociales de ComEd en FacebookTwitter e Instagram

1 Comentario

  1. Me parece una idea genial. Alimento gratis para las cabras y sin contaminación para las personas.
    Ahora suerte y que le llegue la idea a quien corresponda!!!!

Deja un comentario