La Fundación ANSE, junto con WWF España, adquiere por 500 000 euros Cabo Cope, una de las zonas costeras de Murcia no urbanizadas, con el fin de impulsar la biodiversidad local.

El anuncio de la compra por parte de la Asociación de Naturalistas del Sureste (ANSE) coincide con el 50 aniversario de El Día de la Tierra. Pero el trato se cerró el pasado 31 de marzo de 2020. Aunque Pedro García, presidente de ANSE, afirma que «el anuncio se ha precipitado porque esperábamos hacerlo público unas semanas más tarde, cuando la crisis del coronavirus se relajase».

Esta compra de medio millón de euros está financiada, en parte, por un préstamo obtenido por ANSE y por los propios fondos de la asociación, que ascienden a 150 000 euros. Esa cantidad se ha obtenido gracias a donaciones individuales destinadas a los proyectos de ANSE. García asegura que, debido a la filtración, «aún no se había habilitado una cuenta específica para este proyecto», pero que se pondrán a ello en el menor tiempo posible, con el fin de que esté operativa en unas semanas.

¿Por qué Cabo Cope?

El objetivo de la compra es «garantizar la protección definitiva de Cabo Cope», como aclara ANSE, además de «impulsar la conservación del conjunto del Parque Regional de Cabo Cope y Puntas de Calnegre, y la aprobación del Plan de Ordenación de Recursos Naturales».

Al mismo tiempo, como asegura García, «con esta compra de terrenos, se evita la llegada de fondos especulativos interesados en recuperar el proyecto urbanístico e impulsar la aprobación definitiva del PORN y otros instrumentos de protección para la zona». El proyecto urbanístico al que hace mención García es «Marina de Cope». Se trataba de un plan que precisaba de la calificación de zona urbanística para poder edificar en él, pero que se ha visto cancelado por la compra.

Panorámica de Cabo Cope, Murcia

ANSE asegura que esta operación se estaba trabajando desde hacía dos años. Aunque el acuerdo se cerró a finales del año 2019. Además, la firma de la escritura de la compra se llevó a cabo el pasado 31 de marzo de 2020, y desde la asociación aseguran que se tomaron todas las medidas de protección obligatorias en el presente estado de alarma.

Antecedentes

Anteriormente, la organización mantuvo reuniones con la alcaldesa de Águilas, Mari Carmen Moreno y la Consejería de Medio Ambiente de Murcia para que algunas de las dos administraciones públicas comprara el terreno. Se trataba de evitar que cayera en manos de alguna empresa privada. Pero la compra de Cabo Cope por la alcaldía o la Consejería se vieron condenadas a la «imposibilidad». La negativa de las administraciones murcianas llevó a la asociación naturalista a contactar con la inmobiliaria Solvia (empresa comercializadora de Sareb) para efectuar las gestiones que permitieran llegar al acuerdo actual.

Las fincas compradas de Cabo Cope son exactamente 270 hectáreas. Es decir, constituyen casi el total de la zona montañosa del Cabo. Concretamente, la localizada entre la carretera que conduce desde Calabardina a la Torre de Cope, salvo un pequeño espacio urbanizado.

Estos territorios configuran la nueva Reserva ANSE y serán calificados como Parque Regional. Asimismo, tendrá la valoración de Lugar de Importancia Comunitaria (LIC) y Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA), debido a la biodiversidad que reside en el cabo.

Entre las especies habituales en este entorno destacan: la tortuga mora, el camachuelo trompetero, el águila perdicera y el halcón peregrino. Aunque también cuentan con los cornicales, palmitos o siemprevivas. Uno de los próximos proyectos de ANSE consiste en establecer una Reserva Marina de Interés Pesquero y proteger la fauna marina local.

WWF España

Este 22 de abril se celebra el cincuenta aniversario del Día Internacional de la Madre Tierra. Un momento para recordar que la Tierra nos da todo lo que necesitamos para vivir: aire, agua, alimentos, refugio, belleza y salud. Son palabras de WWF España, que hoy quiere reclamar nuestra atención para detener la devastación que originamos con nuestras acciones.

WWF España confirma que en lugar de cuidar nuestra tierra como merece, en estas cinco décadas la hemos maltratado, contaminando su aire, secado sus ríos, arrasado sus bosques y exterminado a muchas de las especies que también son sus hijos.

Hoy, más que nunca, debemos recordar que la naturaleza protege nuestra salud: por ejemplo, unos bosques bien conservados son el mejor antivirus y la mejor vacuna para evitar futuras pandemias como la COVID-19. El último informe de WWF España, “Pérdida de naturaleza y pandemias” demuestra que la destrucción de la Naturaleza y el maltrato a la Tierra aumentan el riesgo de contagio de patógenos y la llegada de nuevas pandemias.

Intento aprender siempre de lo que leo, veo y escucho. Prestar atención a los problemas de las personas y contarlo de la mejor forma posible es mi objetivo como profesional. Mi otra pasión es el cine.

Deja un comentario