El Parlamento Europeo ha adoptado este jueves 8 de octubre de 2020 una resolución en la que los eurodiputados expresan su «apoyo inequívoco al pueblo de Bulgaria en sus legítimas demandas y aspiraciones de justicia, transparencia, rendición de cuentas y democracia». 

Condenan asimismo la violencia policial y la «intervención desproporcionada», en particular cualquier uso de la fuerza contra mujeres, niños y periodistas, así como las «auditorías ilícitas y excesivas» a las empresas privadas que apoyan las protestas.


El texto señala un «deterioro significativo del respeto por los principios del estado de derecho, la democracia y los derechos fundamentales, incluida la independencia del poder judicial, la separación de poderes, la lucha contra la corrupción y la libertad de los medios de comunicación». 

También se centra en los problemas sistémicos persistentes en el poder judicial, especialmente la falta de un marco para exigir responsabilidades al Consejo Judicial Supremo y al Fiscal General.

Otras preocupaciones incluyen:

  • Reforma constitucional, que debe estar en consonancia con los estándares internacionales
  • Posibles cambios a la ley electoral, cerca de las próximas elecciones parlamentarias
  • Legislación adoptada demasiado apresuradamente
  • Investigaciones sobre corrupción de alto nivel sin resultados tangibles
  • El estado de los derechos fundamentales, por ejemplo, en lo que respecta a la incitación al odio, la discriminación de género y sexual, los derechos de los romaníes y los solicitantes de asilo.

Libertad de prensa y fondos de la UE

Los eurodiputados condenan las campañas de difamación y la violencia contra los periodistas. Están profundamente preocupados por el deterioro de la libertad de los medios de comunicación, la transparencia y la falta de diversidad en la propiedad de los medios, y les preocupa que, supuestamente, los fondos de la UE sean más propensos a entregarse a medios favorables al gobierno. 

Destacan la necesidad de controles más estrictos sobre el gasto de la UE y quieren que las preocupaciones sobre el uso del dinero de los contribuyentes para enriquecer a quienes están cerca del partido gobernante se aborden de inmediato.

«El estado de derecho significa separación de poderes, pero proliferan las denuncias de corrupción judicial y los enjuiciamientos impulsados ​​por motivos políticos. Significa libertad de prensa, pero somos testigos de cómo el gobierno ejerce una influencia cada vez mayor en los medios públicos y aplica el clientelismo cuando se trata de los medios privados. Significa defender los derechos civiles, pero estamos presenciando la brutalidad policial y la supresión de los derechos de las minoría », dijo el relator Juan Fernando López Aguilar (S&D, ES).

Los manifestantes en Bulgaria han pedido la dimisión del primer ministro Boyko Borissov y del fiscal jefe Ivan Geshev, ya que los ciudadanos se sienten cada vez más frustrados por la corrupción política sistémica.

Los editores de Aquí Madrid valoran las informaciones y artículos recibidos en la redacción con criterios profesionales y tienen la obligación de cumplir con la política editorial del periódico sobre buenas prácticas profesionales.

Deja un comentario