Bolante Baten Historia (Historia de un volante), un episodio de la guerra sucia en Euzkadi

0
108

El documental «Bolante baten historia» (Historia de un volante) relata la desaparición forzada en 1980 de José Miguel Etxeberria Álvarez, «Naparra», miembro de los Comandos Autónomos Anticapitalistas refugiado al otro lado de la frontera de Irún. Una desaparición reivindicada más tarde por el Batallón Vasco Español, una organización que, junto con los GAL, protagonizó la guerra sucia del estado en Euzkadi.

Esta también es una historia de la transición. La historia –que no suele contarse- de una herida que cuarenta años más tarde sigue abierta. La familia ha intentado en todo momento encontrar una respuesta y ahora es Eneko, el hermano cinco años menor de José Miguel, quien ha cogido el testigo de la búsqueda.

La película, escrita, dirigida y con la fotografía de Iñaki Alforja e Iban Toledo, «aborda cómo una desaparición forzada no acaba solamente con la vida de la persona desaparecida sino que genera, como las ondas de una piedra arrojada al agua, una enorme cicatriz emocional en las familias y en la sociedad (…)  Una desaparición como esta no solo afecta a esa persona, arrastra en el dolor a toda una familia por generaciones. Sin un cuerpo al que dar sepultura, no hay duelo posible».

Pero el de Naparra no es un caso aislado. Su desaparición está de actualidad en estos días con los trabajos de la comisión Kitchen del Congreso de los Diputados, donde el comisario jubilado José Manuel Villarejo ha defendido la guerra sucia del Estado y ha justificado desapariciones como la José Miguel Etxeberria.

Según Amnistía Internacional, existen cinco millones de personas de personas en el planeta a las que se ha hecho desaparecer.

Rodada en euskera y castellano, la película, de noventa minutos de duración, cuenta con imágenes actuales de la familia de José Miguel (el cumpleaños de la madre y el homenaje que se celebra cada 11 de junio), tiene como protagonista a Eneko Etxeberria, y también aparecen personajes como la expareja de José Miguel, su madre, antiguos miembros de ETA y de los Comandos Anticapitalistas (que recuerdan las diferencias ideológicas entre ambas organizaciones), el coordinador del grupo de trabajo de la ONU sobre personas desaparecidas y el conocido abogado Iñigo Iruín.

La película está rodada en Navarra, Guipuzcoa, Iparralde y otras localidades francesas, como Brocas y Labrit, donde algunos indicios apuntan que podría encontrarse el cuerpo de Jose Miguel. En 2020, el equipo viajó a Suiza para seguir a la familia cuando fue invitada por la ONU a una comisión del Grupo de Trabajo sobre Desapariciones Forzadas o Involuntarias. 

Estrenado en el pasado Festival de San Sebastián, y tras haber participado esta misma semana en el 63 Festival Internacional de Cine Dpcumental y Cortometrajes de Bilbao (Zinebi), «Bolaten baten historia» llega a los cines españoles este 19 de noviembre de 2021.

Iñaki Alforja, uno de los directores, considera que «no hemos hecho un documental ni periodístico ni policial. No damos respuestas sobre lo ocurrido, sino que hacemos preguntas. Asumimos lo que la familia ha sabido durante cuarenta años. Este es un documental con un marcado carácter personal, una historia de vida. Aunque lo cierto es que lo personal también es político y los hechos que tratamos ocurren en un contexto muy determinado que no podemos obviar». 

Periodista, libertaria, atea y sentimental. Llevo más de medio siglo trabajando en prensa escrita, RNE y TVE; ahora en publicaciones digitales. He sido redactora, corresponsal, enviada especial, guionista, presentadora y hasta ahora, la única mujer que había dirigido un diario de ámbito nacional (Liberación). En lo que se está dando en llamar “los otros protagonistas de la transición” (que se materializará en un congreso en febrero de 2017), es un honor haber participado en el equipo de la revista B.I.C.I.C.L.E.T.A (Boletín informativo del colectivo internacionalista de comunicaciones libertarias y ecologistas de trabajadores anarcosindicalistas). Cenetista, Socia fundadora de la Unió de Periodistes del País Valencià, que presidí hasta 1984, y Socia Honoraria de Reporteros sin Fronteras.

Deja un comentario