«Boda sin fin», un día de la marmota con invitados y marcha nupcial

Película dirigida por la realizadora y actriz alemana Maggie Peren (‘El color del océano’, ‘Empresa seducción’), «Boda sin fin» es una comedia romántica bastante tonta, en la línea de las producciones estadounidenses del tipo ‘La boda de mi mejor amigo’, la de ‘mi hermana’, etc., que llega a los cines españoles el 7 de abril de 2021.

Zazie comparte el piso con dos colegas, Anton, quien es narcoléptico, y Patrick, quien cambia de pareja con frecuencia. Se llevan bien y se ayudan cuando lo necesitan. En el momento en que recibe una invitación para la boda de su amigo Philip, a quien conoce desde el jardín de infancia, que se casa con otra antigua amiga llamada Franziska, Zazie cree que Philip va a cometer un error y está dispuesta a impedirlo por lo que convence a Antón para que le acompañe a la ceremonia, durante la cual piensa cambiar la historia. Zazie ha vivido el fracaso del matrimonio de sus padres y quiere ahorrarle a Philip una experiencia similar, aunque también admite que «todo el mundo tiene derecho a una relación fracasada».

Una anécdota que se repite de diferentes maneras un montón de veces a lo largo de la hora y media de proyección. Es como el día de la marmota. Cada mañana, Zazie se despierta, recuerda cuál es su objetivo y se pone a ello, con diferentes resultados que van del disgusto al ridículo, y mientras van apareciendo los personajes secundarios de los padres y la hermana de la protagonista y se van sucediendo canciones, principalmente distintas versiones de «Mister Sandman», mítica canción de 1954 que interpretaba el cuarteto vocal The Chordettes y que hace referencia a una leyenda: el tal Sandman es un personaje de la cultura celta («sand» es arena y «man» hombre, traducido al castellano como «el arenero») que cada noche visita a la gente mientras duerme y les echa arena en los ojos para que tengan dulces sueños, y por eso a las legañas se les llama a veces «arenilla».

En resumen, una película sobre la amistad y el compromiso, dos conceptos que aquí pierden mucho de su valor porque están referidos a personajes que aparentemente no tienen nada más que hacer,  pero sobre todo desarrollo en bucle de una pesadilla que choca continuamente con la realidad de los ojos abiertos.

Este embrollo bastante rosa está protagonizado por los jóvenes Alicia Von Rittberg (‘Resistencia’, ‘Corazones de acero’)Tim Oliver Schultz (‘El club de las pulseras rojas’, ‘La Ola’), Edin Hasanovic (‘La profesora de piano’)Samuel Schneider (‘Destino Marrakech’) y Emilia Schüle (‘La Fábrica de sueños’).

Periodista, libertaria, atea y sentimental. Llevo más de medio siglo trabajando en prensa escrita, RNE y TVE; ahora en publicaciones digitales. He sido redactora, corresponsal, enviada especial, guionista, presentadora y hasta ahora, la única mujer que había dirigido un diario de ámbito nacional (Liberación). En lo que se está dando en llamar “los otros protagonistas de la transición” (que se materializará en un congreso en febrero de 2017), es un honor haber participado en el equipo de la revista B.I.C.I.C.L.E.T.A (Boletín informativo del colectivo internacionalista de comunicaciones libertarias y ecologistas de trabajadores anarcosindicalistas). Cenetista, Socia fundadora de la Unió de Periodistes del País Valencià, que presidí hasta 1984, y Socia Honoraria de Reporteros sin Fronteras.

Deja un comentario