Cataluña ha sido una de las seis comunidades autónomas donde los suicidios aumentaron en el año 2018 respecto al 2017, al igual que ocurrió en la Comunidad de Madrid. Las comunidades donde aumentaron los números de suicidios carecen de Plan de Prevención de Suicidios, mientras que en las comunidades con Planes de Prevención bajaron los suicidios, destacaron Baleares un 20 por ciento y Castilla la Mancha con un 16.

El Ayuntamiento de Barcelona ha decidido ayudar a las personas que más sufren y que, ante la falta de ayudas, intentan quitarse la vida. El pasado jueves 6 de agosto de 2020, la Concejal de Salud, Envejecimiento y Cuidados del Ayuntamiento de Barcelona, Gemma Tarafa, ha presentado el Teléfono de Prevención contra el Suicidio 900 925 555 dentro del contexto del plan de choque del consistorio en salud mental, a raíz de la crisis sanitaria del coronavirus, (si bien este proyecto parte de la estrategia de prevención diseñada en el año 2016).

 El proyecto se ha creado con el apoyo de la Fundació Ayuda í Esperanca, sede del Teléfono de la Esperanza en Barcelona que funciona de forma independiente. También se ha presentado un proyecto de ayuda al superviviente para personas que han perdido a un familiar o que conviven con alguna persona con ideación suicida, contando en esta área con el apoyo de la Asociació Catalana per a la Prevenció del Suicidi (ACPS) y Després del Suicidi-Associación de Supervivients (DSAS). Para atender a las personas que necesiten de este servicio de ayuda y asesoramiento, se ha puesto a su disposición el teléfono 93 4132121, donde se pide cita para ser atendido por alguna de estas dos entidades. Como dato a reflejar, en el año 2017 se suicidaron en Barcelona cincuenta y cinco hombres y treinta y seis mujeres. 

José Manuel Dolader, director del Teléfono Contra el Suicidio, 911 385 385, se siente satisfecho de la creación de este proyecto de ayuda social a las personas que más lo necesitan. Ha señalado que, el pasado mes de junio, estuvo explicando al responsable de la puesta en funcionamiento del Teléfono de Prevención del Suicidio de Barcelona todas las experiencias acumuladas durante los dos años de funcionamiento del Teléfono Contra el Suicidio y las más de 2600 llamadas que han recibido de personas con idea suicida de toda España. También ha señalado que espera que la visita que realizó al Ayuntamiento de Madrid el 8 de junio para hablar con los concejales sobre el crecimiento de suicidios que se estaban produciendo en España a causa de la crisis económica y los aumentos de depresión y ansiedad, sirva para concienciar a este organismo y tomar algún tipo de medida como ha hecho el de Barcelona.

La Concejal del Ayuntamiento de Madrid  Arantxa Cabello fue la que solicitó que la experiencia acumulada durante años de trabajo por la prevención del suicidio de la Asociación la Barandilla (entidad gestora del Teléfono Contra el Suicidio) sirviera para concienciar al resto de concejales de la necesidad de trabajar en favor de aquellas personas que desean dejar de sufrir y solo encuentran en el suicidio una salida a sus problemas. Ahora, la puesta en funcionamiento por parte del Ayuntamiento de Barcelona de estos dos magníficos proyectos de ayuda a las personas con ideas suicidas y sus familias pueden servir de aliciente a las comunidades autónomas y al Gobierno de la Nación para realizar Planes de Prevención del Suicidio que tantos años llevan reclamando las entidades de duelo y de prevención del suicidio de todo el país. 

Agustín Morales, corresponsal Radio La Barandilla (Teléfono contra el Suicidio)

Los editores de Aquí Madrid valoran las informaciones y artículos recibidos en la redacción con criterios profesionales y tienen la obligación de cumplir con la política editorial del periódico sobre buenas prácticas profesionales.

1 Comentario

Deja un comentario