Teresa Jusdado[1]

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz ayuso, ha vuelto a dar ejemplo de su poco talante negociador, al informar a través de los medios de comunicación de su intención de utilizar las dotaciones económicas extraordinarias del Estado para comprar pantallas para los centros educativos por valor de 255 millones de euros.

Dicho proyecto de digitalización de las aulas no ha contado con la opinión ni el consenso de ningún sector de la comunidad educativa: ni sindicatos, ni representantes de las familias… Nadie conoce ni los expertos que la asesoran, ni las motivaciones en que se apoya. Las mesas de negociación y los agentes implicados en la enseñanza no existen para ella, salvo para delegar responsabilidades. Y una vez más nos enteramos por los medios de comunicación de los propósitos de nuestra Presidenta en materia educativa. 

Mejorar la educación madrileña pasa, en primer lugar, por dotarla de los recursos humanos necesarios para garantizar una enseñanza de calidad que llegue a todo el alumnado, sean cuales sean sus capacidades y necesidades.

Por ello, y en primer lugar, la exigencia de UGT es dotar a los centros del profesorado suficiente, profesionales de atención a la diversidad y ratios inferiores en los niveles donde no se han reducido.

Tal vez ignora nuestra presidenta que nuestro alumnado está sufriendo una pérdida lectiva extraordinaria por no cubrirse, en muchos casos, las bajas por enfermedad, por los confinamientos, por la falta de medios telemáticos, la inoperancia de las plataformas digitales y la baja conectividad.

No se puede comprar tabletas para acabar con la brecha digital y no comprar tarjetas SIM, porque quienes no pueden costearse el terminal tampoco pueden costearse la tarjeta que lo pone en marcha. La brecha educativa y social continúa ampliándose. Y ya somos la comunidad autónoma más segregadora de España y la segunda de Europa, tal vez Díaz Ayuso busque que seamos la primera. 

Renuncia a los refuerzos Covid, que han paliado la falta de cobertura de las bajas por enfermedad, obliga al profesorado a continuar asistiendo presencialmente al centro, cuando tienen a su grupo confinado y sin haber «evaluado», término que entusiasma a nuestro Ejecutivo, los protocolos Covid para centros educativos, porque les encanta evaluar siempre que no sea su gestión. 

La señora Ayuso, como licenciada en Periodismo, conoce la importancia de los medios de comunicación y hace uso y abuso de los mismos. Cuanto más escandalosas son sus declaraciones más se difunden, que parece ser que es lo importante. Luego se harán efectivas o no sus propuestas. Eso no es importante para ella.

Mientras, los mecanismos legalmente constituidos para representar los intereses de la ciudadanía quedan relegados a un segundo plano y se convocan en la menor medida posible, es decir, solo para evitar incurrir en un delito. 

A juicio de la UGT, la democracia goza de mayor salud cuando más se acerca el ejecutivo a la ciudadanía a través del debate y la negociación colectiva, con los medios legalmente constituidos para ello. 

  1. Teresa Jusdado Pampliega es la secretaria del Sector de Enseñanza FeSP UGT Madrid
Los editores de Aquí Madrid valoran las informaciones y artículos recibidos en la redacción con criterios profesionales y tienen la obligación de cumplir con la política editorial del periódico sobre buenas prácticas profesionales.

Deja un comentario