El abuso de las pantallas y el tiempo frente al smartphone, unido a la falta de actividades al aire libre, han hecho que la miopía aumente hasta afectar al casi veintitrés por ciento de la población mundial. Datos que, según la OMS, alcanzarán el cincuenta por ciento dentro de treinta años. Si a estas cifras unimos un estilo de vida cada vez más ajetreado, los métodos de corrección visual tradicionales no resuelven las patologías de aquellos usuarios que necesitan mayor libertad en su día a día.

Para ellos, alternativas como la Orto K ha comenzado a tomar protagonismo, no solo como tratamiento refractivo, sino como un tratamiento con un importante peso científico demostrado en la ralentización del avance de la miopía.

A pesar de ser algo totalmente nuevo para muchos pacientes, sus orígenes se remontan a los años sesenta, cuando los optometristas Newton Wesley y George Jessen lo utilizaron por primera vez para definir una adaptación con lentes de contacto que tenía como objetivo reducir la miopía y que el paciente pudiera obtener también una buena visión sin utilizar ni gafas ni lentillas.

Por aquel entonces, las lentes Orto K solo se utilizaban para tratar la miopía y se usaban durante el día. Actualmente, gracias al avance en los materiales de fabricación, es posible su uso durante las horas de sueño, sin ningún tipo de peligro para la integridad ocular, más allá de los riesgos que puede tener el uso de una lente de contacto.

Además, también se utilizan corregir la hipermetropía y el astigmatismo. De hecho, ha ganado tanto protagonismo que, tal y como se extrae del informe anual a profesionales International Contact Lens Prescribing, el veintidós por ciento de todas las adaptaciones de lentes de contacto efectuadas con material permeable a nivel mundial en 2021 fueron de lentes Orto K, alcanzando valores superiores al treinta por ciento en países como Canadá, Italia y España.

¿En qué consiste la Orto K?

Las lentes Orto K están diseñadas exclusivamente para ser utilizadas mientras duermes. En esas horas, cuando el ojo descansa, la córnea se adapta a las lentes hasta corregir la visión. Por la mañana, al despertar, el usuario puede retirar las lentillas y ver correctamente durante el día gracias a esa adaptación. Es el único método no quirúrgico de corrección que ofrece la posibilidad de disfrutar de una visión perfecta sin utilizar gafas o lentillas tradicionales.

El tratamiento ideal para los amantes del deporte

Están especialmente indicadas para deportistas, personas con profesiones que requieren una visión perfecta o que necesitan mucha libertad en su día a día. Para miopías altas, se prescriben con un diseño de lente especial para estos casos. También se utilizan para corregir miopías leves o moderadas y para astigmatismo corneal de hasta cuatro dioptrías. Son precisamente estas características las que han hecho que el número de pacientes que eligen las lentes Orto K esté en aumento. Más de 1.500.000 usuarios en todo el mundo1. Además, a diferencia de la cirugía refractiva, es una técnica idónea para adultos de cualquier edad y para niños a partir de los seis años.

De hecho, según la Asociación de Optometristas, es el medio no invasivo más indicado para desacelerar la progresión de la miopía y otros defectos visuales en niños. La razón es que, cuando se aplica este tipo de tratamiento en un ojo aún en desarrollo, el desenfoque periférico que genera el moldeo disminuye el estímulo para el crecimiento axial del ojo que conlleva el aumento de la miopía. Es decir, con el uso de este tipo de lentes se puede llegar a corregir o reducir el aumento de la miopía. En el caso de la hipermetropía en adultos, se puede corregir entre 0,5 y 4 dioptrías.

Otra de las razones por las que cada vez más pacientes recurren a la Orto K es que es un tratamiento reversible. Un complemento de transición si aún no has decidido operarte porque te da miedo, por contraindicación médica, porque estás embarazada y tu graduación se ve alterada durante esos meses o porque eres demasiado joven y tu miopía aún no se ha estabilizado.

2×1: corrección y ralentización de la miopía

A menudo, lo que comienza siendo una miopía muy leve aumenta en la adolescencia a un número de dioptrías que hacen muy difícil la vida cotidiana sin recurrir a gafas o lentillas. Un aumento que puede evitarse gracias al control de miopía con lentes Orto K, al que recurren cada vez más padres para prevenir el aumento de esta patología en la visión de sus hijos. Numerosos estudios han reportado que la Ortoqueratología tiene mayor eficacia cuando se practica en niños con edades entre los seis y ocho años, llegando a ser una prioridad adicional para prevenir el aumento del valor miópico2.

Aunque existen fármacos como la atropina para frenar la miopía, entre los tratamientos ópticos, la Orto K se posiciona como el que más evidencia científica y a mayor largo plazo ha demostrado su eficacia y seguridad. Según datos extraídos de una reciente encuesta en la que participaron cerca de mil oftalmólogos nacionales e internacionales, la Orto K es la tercera opción de tratamiento óptico para el control de la miopía detrás de las gafas tradicionales y las lentes progresivas, y la primera dentro de las lentes de contacto3.

Según la FEDAO (Federación Española de Asociaciones del Sector Óptico), solo en España habría más de seis millones de personas que podrían necesitar tratamiento para cuidar de su salud visual. Más allá de los métodos tradicionales, existen otras alternativas como las lentes Orto K que pueden hacerte la vida más sencilla y que ya utilizan, solo en Holanda, más de 72.000 personas. Si tienes dudas, en Avanlens, centro especializado en contactología avanzada, responderán a todas tus preguntas y podrás conocer si es el tratamiento más adecuado en tu caso.

1.Morgan PB, Efron N, Woods CA, Santodomingo-Rubido J. International survey of orthokeratology contact lens fitting. Contact Lens Anterior Eye [Internet]. 2019;42(4):450–4. Available from: https://doi.org/10.1016/j.clae.2018.11.005

2. VanderVeen DK, Kraker RT, Pineles SL, Hutchinson AK, Wilson LB, Galvin JA, et al. Use of Orthokeratology for the Prevention of Myopic Progression in Children: A Report by the American Academy of Ophthalmology. Ophthalmology [Internet]. 2019;126(4):623–36. Available from: https://doi.org/10.1016/j.ophtha.2018.11.026

3. Zloto O, Wygnanski-Jaffe T, Farzavandi SK, Gomez de Liaño R, Sprunger DT, Mezer E. “Current trends among pediatric opthalmologists to decrease myopia progression-an international perspective” Graefes Arch Clin Exp. Ophthalmol, 256, nº12 (Dec. 2018): 2457-2466

Los editores de Aquí Madrid valoran las informaciones y artículos recibidos en la redacción con criterios profesionales y tienen la obligación de cumplir con la política editorial del periódico sobre buenas prácticas profesionales.

Deja un comentario