Amalita Fortabat era llamada en Argentina la «Dama del Cemento», por su temple empresarial en el manejo de la Cementera Loma Negra, fundada por su marido Alfredo Fortabat, a quien acompañaba en sus viajes de negocios. Al morir éste, en 1976, se convierte, según la Revista Forbes, en la mujer más rica de Argentina y en una de las empresarias más dinámicas del continente.

Amalita proviene de una familia de arraigo nacional, cultura y actividades en obras de beneficencia. En su juventud destacó como icono de la moda. Cuando asume la presidencia de la cementera manifiesta sus condiciones ejecutivas y su dedicación a obras sociales, comunitarias y artísticas.

En 1976 inaugura la Fundación Alfredo y Amalia Lacroze de Fortabat, luego solo Fundación Amalia Lacroze de Fortabat, con el fin de promover obras de carácter educativo, cultural, social, y filantrópico. Así ha donado a escuelas, hogares y comedores infantiles, hospitales y centros culturales más de cuarenta millones de subsidios, incluyendo becas de estudio en universidades y conservación de la ballena franca y protección de la península Valdés. Creó, ademas, el premio Fortabat de arte. Por esta meritoria labor, la Fundación obtuvo numerosos reconocimientos y distinciones.

Fue invitada especial del president Ronald Reagan en 1985 y recibió el Premio de la OEA (Organización de los Estados Americanos) estableciéndose una  beca musical con su nombre. Durante los años noventa se enfocó en labores culturales, creó la Fundación del Teatro Colón, apoyó al teatro Municipal General San Martín, al Museo Nacional de Bellas Artes y al Metropolitan de Nueva York.

La conocí en 1984, justamente cuando presentamos en el Museo Nacional de Bellas Artes el Premio Fortabat de arte. Elegante, ejecutiva, tenía una personalidad encantadora, disfrutaba de la pintura y el convivio con artistas. Ya era dueña de una importante colección de arte y su deseo era, entonces, la creación de un museo que alojara su colección. La volví a encontrar en la Feria de Arco en Madrid, como presidenta del Fondo Nacional de las Artes. Allí tuvimos oportunidad de conversar sobre la época de Perón, el cine argentino y las nuevas tendencias del arte. Estaba muy informada y muy interesada por todo. 

En el 2005 vendió la empresa loma Negra y pudo entonces dedicarse a su colección de cuadros y a obras sociales.

Museo Fortabat

Marta Minujin Desde Grecia hasta hoy con amor 1984
Marta Minujin: Desde Grecia pasando por el Renacimiento y hasta hoy con amor, 1984

En la nueva visión de Buenos Aires, la zona Puerto Madero, junto al canal y paralelo a la orilla del gran Río de la Plata, se levanta el Museo Fortabat. Es un nuevo barrio, que aprovechó los hangares portuarios para hacer un centro de actividades, donde se encuentra la Universidad Católica, numerosos restaurantes y oficinas y el museo Colección de arte Amalia Lacroze de Fortabat[1], que fue inaugurado en 2008, justamente sobre el dique cuatro de Puerto Madero, según proyecto del famoso arquitecto Rafael Vinoly, con un diseño posmodernista y funcional. Alberga más de cuatrocientas obras de arte y tal vez sea una de las colecciones de arte argentino mas completas del país. 

En mi último viaje a Argentina visité el museo, conocía de la construcción, museografía y esmero puesto en la obra por los comentarios del Profesor de Estética y académico Guillermo Whitelow, quien asesoró  a Amalita en cuestiones de arte. Me recibió el director de la institución, German Barraza, quien me mostró las instalaciones y los futuros proyectos. Y me comentó:

«Es un museo que se puede disfrutar por los autores nacionales e internacionales, admirar su arquitectura y conocer Puerto Madero, una de las zonas mas turísticas actualmente de Buenos Aires»

El museo Fortabat ofrece conferencias, conciertos y actividades culturales. El recorrido lleva por las salas de arte egipcio y griego y arte internacional con el famoso cuadro de Joseph Mallord William Turner, «Julieta y su aya», comprado, en subasta, en casi siete millones de dólares. Además de «Censo de Belen» de Pieter Brueghel, obras de Dali, Chagall y el retrato que le hiciera Andy Warhol a Amalita. 

Aquellos interesados en arte argentino pueden seguir un recorrido cronológico desde el siglo diecinueve al siglo veinte, con una buena visión de maestros, con los pintores Rugendas, Pueyrredón, Malharro, Figari, Quinquela, Spilimbergo, Pettoruti, Xul Solar, y los autores contemporáneos: Pérez Celis, Marta Minujin, Garcia Uriburu, y artistas de la Nueva Figuración. 

El museo dedica una de sus salas a exposiciones temporales. Actualmente, ofrece «Explorando la Colección», que trata de difundir y profundizar el conocimiento del acervo de la colección. Se muestra una obra de la colección en diálogo con una obra de artista contemporáneo, seleccionado por un curador invitado. 

Quien visite Buenos Aires, encontrará en el Museo Fortabat un lugar de interés, en un pintoresco lugar, con una interesante colección de arte argentino e internacional donde se resalta la actitud de mecenazgo que su fundadora ejerció en vida, quienes la conocimos sabemos de su empeño y dedicación, esa meritoria obra se continua hoy en esta emblemática institución, al alcance de todos los que deseen conocerla y disfrutarla.

  1. Informes: Colección de Arte Amalia Lacroze Fortabat. Direccion Olga Cossetti 141-Puero Madero, Buenos Aires, Argentina.

Deja un comentario