La Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID1) ha activado un nuevo convenio de emergencias con Cruz Roja Española para contribuir a frenar los efectos socioeconómicos de la pandemia en zonas urbanas de Colombia, Ecuador, El Salvador y Honduras.

Con esta iniciativa, por un monto total de 478 308 mil euros, aproximadamente 820 familias y al menos 3543 personas -1804 de ellas, mujeres- contarán, durante seis meses, con ayuda en efectivo que les permitirá cubrir sus necesidades básicas –alimento, salud, cobijo, etc.-. Esta ayuda permitirá, asimismo, impulsar la actividad de unos 530 pequeños negocios con el fin de facilitar medios de vida a los colectivos más afectados.

Migrantes, mujeres, juventud, trabajadores y trabajadoras del sector informal, infancia, personas desplazadas por la violencia son algunos de los colectivos que ya se encontraban en situación de vulnerabilidad con anterioridad a la pandemia y que serán priorizados en este convenio, que enfocará su impacto en entornos urbanos.

Ciudades como Quito (Ecuador), Bucaramanga (Colombia) o San Salvador (El Salvador) y su área metropolitana, y las localidades de El Progreso, Choloma y La Ceiba en Honduras, son las zonas en las que revertirá esta ayuda española a través de la Cruz Roja local de cada uno de estos países, y con la coordinación de Cruz Roja Española.

Frenar el avance de la pobreza 

A consecuencia de la pandemia, el número de personas pobres se podría ver incrementado en treinta millones en América Latina y el Caribe, y en dieciséis millones el número de personas en extrema pobreza, según destaca la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) en su Informe sobre el impacto económico en América Latina y el Caribe de la enfermedad por coronavirus (COVID-19)

Las medidas de distanciamiento social y demás restricciones para frenar la pandemia por la COVID-19 en América Latina y el Caribe han supuesto un freno al poder adquisitivo de muchas familias que ahora no pueden cubrir sus necesidades básicas, incluyendo la salud o la alimentación. La falta de sustento económico puede abocar a dichas poblaciones al incumplimiento de las medidas de prevención ante el coronavirus, sobre todo en los casos en que no reciben el apoyo suficiente por parte de los programas de ayuda local.

Esta situación es más grave en las personas migrantes en la región; procedentes de Venezuela, o las que viajan desde la región centroamericana con destino a Estados Unidos; ya que en muchos casos no pueden acceder a los planes de cobertura social o protección ante el coronavirus que ofrecen los países de acogida.

Por ende, América Latina es uno de los entornos más urbanizados del mundo, con un ochenta por ciento de la población viviendo en grandes urbes y casi el diecisiete en megalópolis de más de diez millones de habitantes. En contextos urbanos, los hogares dependen completamente de los ingresos del trabajo o del autoempleo y de los mercados para cubrir todas sus necesidades; el costo de vida es más alto debido al precio de la vivienda y la incidencia de coronavirus es elevada por las condiciones de habitabilidad de las viviendas y la falta de distanciamiento de la población. 

  1. La Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID), adscrita al Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y de Cooperación (MAUC), es el principal órgano de gestión de la Cooperación Española que, orientada a la lucha contra la pobreza y al desarrollo humano sostenible, tiene entre sus prioridades la acción humanitaria.  
    La Oficina de Acción Humanitaria (OAH) de la AECID, creada en 2007, se encarga de la gestión y ejecución de la acción humanitaria oficial de España, en base a los principios humanitarios de humanidad, imparcialidad, neutralidad e independencia.
Los editores de Aquí Madrid valoran las informaciones y artículos recibidos en la redacción con criterios profesionales y tienen la obligación de cumplir con la política editorial del periódico sobre buenas prácticas profesionales.

Deja un comentario