Un año más, este mes de noviembre se podrá disfrutar del prestigioso festival flamenco Ciudad de Majadahonda, cuyos objetivos son apoyar y promover el flamenco, conservar su esencia y espontaneidad, y situar el espectáculo flamenco a nivel de cualquier otra manifestación de las artes escénicas, dando a conocer el amplio espectro que existe entre el flamenco más ortodoxo y las nuevas tendencias.

A lo largo de los 20 años que se lleva organizando, este festival se ha consolidado y ha pasado a ser un claro referente entre los que se llevan a cabo en nuestro país sobre este arte. En esta XXI Edición estarán presentes las primeras figuras, como el guitarrista Pepe Habichuela, junto a Kiki Morente (hijo de Enrique Morente), la cantaora Amparo Heredia Reyes “la Repompilla”, ganadora de la Lámpara Minera del festival internacional del Cante de las Minas de La Unión (Murcia) de 2021 o el Canijo de Jerez.
Todos los actos se llevarán a cabo en el Teatro de la Casa de la Cultura Carmen Conde.

El programa

Sábado 13, a las 20 h.
Actuación de Pepe Habichuela a la guitarra y Pepe Morente al cante. Bandolero, la percusión.
Pepe Habichuela, el último representante de una época imprescindible para la guitarra flamenca, acompaña a Kiki Morente, hijo benjamín de su amigo, y joven de exquisita personalidad, cuyo cante crece y promete. Con una generación de por medio, el tándem histórico se perpetúa y la guitarra de Habichuela vuelve con gusto, a tocar para Morente.

Jueves 18, a las 19 h.
Conferencia El cante de Jerez desde sus orígenes a cargo de Teresa Fernández Herrera, presentado por Antonio Benamargo, director de Suma Flamenca.
Sinopsis de la exposición: Todo empezó en los arrabales extramuros de Santiago y San Miguel, fundados en el siglo XIV, un siglo antes de que empezaran a llegar las primeras tribus romaníes. A finales de siglo, en 1499, una pragmática de los Reyes Católicos de 1499 sobre gitanos, fue un fin y un principio. El fin del nomadismo, el principio del trabajo de la tierra en los cortijos, origen de las gañanías y las casas de vecinos, origen del cante. De los patios de vecinos, a las ventas y colmaos. Más tarde a los tabancos, peñas, tablaos, festivales. Toda una historia que abarca unos cuatro siglos. Jerez, Lebrija, Utrera, el triángulo mágico del cante. Las grandes dinastías cantaoras hasta el presente de hoy que garantiza un gran futuro. Los cantaores Luis Moneo Lara, Vicente Soto Sordera, María Terremoto, Pedro GarridoNiño de la Fragua, Jesús Méndez, Tomás de Perrate y el guitarrista Pepe del Morao ilustraron magistralmente toda esta historia en conversaciones mantenidas con la conferenciante, autora del libro Flamencos, Conversaciones con artistas.

Sábado 20, a las 20 h.
Actuación de Canijo de Jerez.
Veinte años han pasado desde su debut junto a Los Delinqüentes, con El sentimiento garrapatero que nos traen las flores. Un álbum primerizo que llegó a vender más de 50.000 copias, alcanzando a ser Disco de Oro, de los de entonces.
Aquella panda de jovenzuelos acuñó algo más que un sonido, un sentimiento: lo garrapatero. Y nos legaron un puñado de discos y canciones para el recuerdo, con mención especial para La primavera trompetera, convertida quince años después de su creación en himno generacional para miles de jóvenes de nuestro país. O sus aventuras impredecibles con colegas como Kiko Veneno, Muchachito, Tomasito, Albert Pla o Juanito Makandé, entre otros, y bautizadas con nombres tan increíbles como G5, La Pandilla Voladora o Estricnina. O sus aplaudidos discos en solitario, cuatro ya, cada cual más exitoso: El nuevo despertar de la farándula cósmica (2012), La lengua chivata (2014), Manual de jaleo (2018) y el reciente Constelaciones de humo (2020), que ha brillado con luz propia en tiempos pandémicos.
Bruselas, Ámsterdam, Londres, México, Buenos Aires o New York han caído ya rendidas a sus infinitos encantos, a su rumba canalla y a ese sentimiento garrapatero que ha convertido en seña de identidad. Y este 2021, con nuevo disco bajo el brazo, El Canijo de Jerez vuelve a los escenarios.

Sábado 27, a las 20 h.
Amparo Heredia Reyes, La Reponpilla, al cante. Elenco: una guitarra, dos coros, un violín y una bailaora.
La Repompilla nos presenta su espectáculo Herencia flamenca. Como su nombre indica, es la herencia que le viene de familia, de una dinastía de artistas como su tía La Repompa de Málaga, sobrenombre artístico de Enriqueta de la Santísima Trinidad de los Reyes Porras, una de las cantaoras más grandes que ha dado esa tierra. Herencia que recoge también de su madre Rafaela Reyes “La Repompilla” bailaora y cantaora, y de su padre Luis Heredia, guitarrista madrileño.
Herencia flamenca es un espectáculo con un contenido, y una estética musical y artística muy cuidada, con unos arreglos musicales más contemporáneos, potenciando lo antiguo, pero respetando siempre toda su esencia. Es un espectáculo capaz de ofrecer aires nuevos con solo escuchar unos tangos de Graná, una taranta o un cante por soleá. Un espectáculo capaz de regalarnos una infinidad de cosas nuevas, haciendo lo más tradicional.

Periodista. Tras más de 30 años en el sector de la construcción en una publicación para profesionales, me dediqué al mundo de la solidaridad a través de un partido político, ocupándome de la comunicación. Esa época determinó el comienzo de un camino dirigido a la defensa de los derechos humanos, a la denuncia. Poco después me instalé en México. Publiqué en un par de periódicos y en una revista literaria, donde edité poesía. A través de Periodistas en Español comencé a relatar lo que sucedía allí. Tras siete años de estancia en el país azteca, en 2018 regresé a España.

Deja un comentario