El lunes 13 de abril de 2020 podrán volver al trabajo aquellos cuyos empleos están considerados como no esenciales, al igual que ocurrió en la primera fase del estado de alarma, ya que su permiso retribuido recuperable ha llegado a su fin.

Esta reactivación se hará de manera escalonada, y atendiendo a los criterios de salud pública y económicos, según ha informado el ministro de Transportes, Movilidad y Agencia Urbana, José Luis Ábalos.

«Esto se hace según la relevancia de los distintos sectores desde un punto de vista social y económico», ha dicho. Esta nueva fase supondrá una paulatina reactivación económica, que debe conllevar tanta disciplina o más que la anterior, para no perder lo que ya se ha conseguido.

El Ministerio de Sanidad, por su parte, pide que se intensifiquen las medidas de higiene. De esta manera, las zonas comunes como puertas, botones, barandillas, etc. no serán un peligro de contagio.

Además, los trabajadores deberán están informados, por cartelería, sobre las medidas de precaución que deben llevar a cabo y las modificaciones a tener en cuenta sobre su manera de proceder, en especial en lo relativo a la distancia de seguridad.

El transporte se adecuará a esta reactivación, de forma que sea suficiente, a fin de que los trabajadores puedan trasladarse, pero sin excederse de la capacidad aconsejada, para que no se comprometa la seguridad de nadie. En cuanto la contención de la movilidad, se debe valorar lo conseguido hasta ahora.

Excepciones

En algunas comunidades, el lunes 13 de abril de 2020 es festivo (lunes de Pascua) por lo que en esos casos, los trabajadores volverán al trabajo el martes 14. Esta vuelta, un día después que el resto, afecta a Baleares, Cantabria, Castilla-La Mancha, Cataluña, Comunidad Valenciana, Navarra, País Vasco y La Rioja.

¿Quiénes vuelven al trabajo?

Los sectores de construcción e industria. El primero incluye, desde los operarios de las obras, hasta los de los despachos (arquitectos, inmobiliarias, etc.). 

En el segundo afecta a todas las áreas, aunque no estén directamente relacionadas con los servicios esenciales. Es decir, aquellas que no han adaptado su producción a la fabricación de material sanitario.

Estos colectivos se unen a la lista de empleados que no han dejado de trabajar en ningún momento: los que ayudan en la gestión sanitaria; los que participan en la cadena de abastecimiento del mercado; el funcionamiento de los servicios de los centros de producción de bienes y servicios de primera necesidad; actividades de hostelería y restauración que tengan entregas a domicilio; etcétera.

Condiciones

A este tipo de empleados no esenciales se les ha aplicado un permiso retribuido recuperable. Es decir, «permiso retribuido» porque dejaban de trabajar pero seguían cobrando el salario por parte de la empresa; y «recuperable» porque ahora los empleados deberán negociar con las empresas cómo devolver las horas que esos días no han trabajado. Tendrán hasta finales de año para hacerlo.

Siempre me dicen que “Cuando te empeñas… te empeñas”. Saltando obstáculos para luchar por lo que más quiero: ser una buena periodista. A pesar de los "peros" ajenos, que no son pocos, hay que ser tenaz siempre, hasta el final.

Deja un comentario