Teatro. «Thom Pain (Basado en nada)», de Juanma Gómez

«Según salía una mañana/! a respirar el aire alrededor de Tom Payne» comienza una vieja, ambigua, irónica y críptica canción de Bob Dylan (As I went out one morning) sobre uno de los padres fundadores de los Estados Unidos de América; es decir, –en mayor o menor medida– de la sociedad en que vivimos y apóstol del raciocinio y el sentido común.

Es otro Tom el que ofrece Will Eno en su aclamadísimo «Thom Pain» de 2005: su nombre está deformado, su apellido suena a dolor y está basado en nada o, lo que es lo mismo, está basado en todo; en él, en ti y, por supuesto, en mí.

Usando –para subvertirlas– las reglas del monólogo Thom Pain o, lo que es lo mismo, Juanma Gómez vuelca sobre las tablas todo un stand–up existencial y trenza, utilizando recuerdos, nostalgias, equívocos y vivencias, confusión y culpas, todo un escubidú catárquico y emocional  como si fuera un Buster dotado de la locuacidad de Marx o, tal vez, un Groucho abrasado de melancolía keatoniana.

Juanma Gómez paladea, contiene y paladea hasta desenterrar –desde lo más profundo– el sentido de todas y cada una de las palabras de este denso y conmovedor texto que muestra y hurga, que desvela y exhibe sin dar consuelo o solución.

 Por momentos irritante y desvalido, a ratos inquietante y desamparado, siempre impregnado de tristeza, Gómez, con su prodigiosa interpretación (o, mejor, encarnación) deja que todos los espectadores y espectadoras respiren y aspiren el aire a su alrededor. Ese turbio y perplejo aire al filo del absurdo, que es tuyo, que es mío. El aire de eso –que dicen que se llama– la sociedad del Primer Mundo, ese que fundó Tom Payne; el otro, claro.

Luis de Luis, crítico de teatro

Teatro Lara, hasta el 20 de octubre, los miércoles a las 19:30 horas.

Ficha artística

Texto: Will Eno
Traducción:
Magdalena Broto
Reparto y dirección:
Juanma Gómez

Los editores de Aquí Madrid valoran las informaciones y artículos recibidos en la redacción con criterios profesionales y tienen la obligación de cumplir con la política editorial del periódico sobre buenas prácticas profesionales.

Deja un comentario