Esta es la historia de un asalto. 

En palabras de Hernández y Fernández: yo aún diría más.

Esta es la historia de una derrota sentimental y emocional.

Esta es la historia de un acoso y, claro, de su consiguiente derribo. Es una historia clásica claro, de las que se cuentan una y otra vez y siempre resultan nuevas. Es la clásica historia de la derrota de la vanidad por el sentido común.

Y es que esta es una historia de caballos y de troyas, de telas y de arañas, de Shirleys y de Jacks, de my fair lady y de my fair lord , de Higgins y de Doolittle. Por supuesto…

Así, en una esquina del cuadrillero comparece Charlie Levi Leroy ( quien, también dirige , con precisión coreográfica, este delicioso rondó) como un desencantado y resabiado escritor con un colmillo tan retorcido que está a punto de clavárselo a sí mismo. 

A punto, claro; porque amaga y amaga y esa es su gran debilidad, que aprovecha, desde la otra esquina del ring, una solo aparentemente) atolondrada Raquel Arigita para colarse entre sus entretelas y, a base despistes, encantos y desconciertos derrotar al locuaz y vulnerable escritor.

Y es que esta primorosa comedia de Jean Pierre Martínez abunda en seducciones y disimulos, en matices y  sabores,  en miradas y encantos que se les van cayendo a Arigita y Levi Leroy , mientras tiran y aflojan, aflojan y tiran, con inteligencia y desparpajo, de todos los hilos – visible y invisibles – que tienen a su disposición para urdir con cariño y mimo todo un confite que ni empalaga, ni empacha ya que es apto y saludable para todo tipo de paladares.  

Una auténtica delicatessen.

Por volver a citar a Hernández o a Fernández) : es mi opinión y yo la comparto.

Luis de Luis. Crítico teatral.

Sala Nueve Norte , sábados a las 19:30 horas 

FICHA ARTÍSTICA

Dirección: Charlie Levi Leroy

Texto: Jean Pierre Martínez

Actuaciones: Raquel Arigita y Charlie Levi Leroy

Diseño vestuario: Sara Ayala

Fotografía: Jael Levi

Producción: The Acting Company

Los editores de Aquí Madrid valoran las informaciones y artículos recibidos en la redacción con criterios profesionales y tienen la obligación de cumplir con la política editorial del periódico sobre buenas prácticas profesionales.

Deja un comentario