El Ayuntamiento de Alcalá de Henares, Madrid, ha desarrollado, para celebrar el Día Mundial del Reciclaje, la Campaña Recicla y Respira en veintiséis centros educativos, en los principales centros comerciales de la ciudad y a pie de calle, con el objetivo de fomentar el compromiso por el reciclaje; poniendo de manifiesto los beneficios ambientales que supone separar correctamente los residuos. 

En 2019, en el municipio complutense se recogieron 4214,5 toneladas de envases ligeros, un nueve por ciento más que en 2018; y 3590,9 toneladas de papel y cartón, un dieciséis por ciento más que en 2018.

La Unesco estableció el 17 de mayo como el Día Mundial del Reciclaje para hacer recapacitar a la población sobre la importancia de la recuperación de materiales aún aprovechables que hay en los residuos que producimos.

Descubre el reciclaje

El concejal de Medio Ambiente, Enrique Nogués, ha explicado que en estas semanas en las que estamos confinados, se puede observar la cantidad de residuos que se generan, de qué tipo son y separarlos correctamente en cada contenedor.

Además, «podemos considerar formas de reducción de residuos», como la compra sin plástico, bolsas de tela, productos en envases grandes, etcétera; y «reutilizar de forma sencilla algunos elementos».

Para disfrutar del reciclaje, desde la concejalía se han creado varios vídeos que muestran cómo elaborar divertidos objetos, o ayudar al medio ambiente con los residuos que ya no necesitamos. Por ejemplo, cómo crear un hotel de insectos con una lata y cartón; cómo fabricar tu propio compost haciendo una nanocompostera y reutilizarlo en tus macetas; y cómo hacer un ecotarro en cinco pasos.

Cómo crear un hotel de insectos con una lata y cartón. Fuente: Ayto. Alcalá de Henares
Cómo fabricar tu propio compost haciendo una nanocompostera. Fuente: Ayto. Alcalá de Henares
Cómo hacer un ecotarro en cinco pasos. Fuente: Ayto. Alcalá de Henares

Reciclaje en confinamiento

El ayuntamiento alcalaíno recuerda que «todos somos parte del proceso de reciclaje y para que sea correcto debemos continuar separando cada uno de los residuos en su contenedor». Es decir, el vidrio va al contenedor verde; el papel y cartón al azul; los envases al amarillo; el aceite vegetal usado al naranja; y la ropa y calzado usado al violeta.

Además, todos los ciudadanos están obligados a separar y depositar en los puntos limpios (fijos o móviles) otros residuos, como aparatos eléctricos, baterías de coche, fluorescentes, radiografías, pilas, muebles, escombros, etcétera.

A esto se le añade las nuevas medidas tomadas a causa de la pandemia, para evitar los posibles contagios por los residuos de las personas infectadas. El proceso es muy sencillo: el material de desecho del enfermo se mete en una bolsa con autocierre; la persona no infectada coge esta con mascarilla y guantes, y la pone, en la puerta de la habitación del infectado, en una segunda bolsa; y esta se introduce en una tercera, que es la de todos los residuos domésticos.

Siempre me dicen que “Cuando te empeñas… te empeñas”. Saltando obstáculos para luchar por lo que más quiero: ser una buena periodista. A pesar de los "peros" ajenos, que no son pocos, hay que ser tenaz siempre, hasta el final.

Deja un comentario