Este lunes 25 de mayo, a las 20 horas, los profesionales de la sanidad saldrán a las puertas de los centros sanitarios como han venido haciendo desde el inicio de la crisis, sólo que esta vez no resonarán los aplausos.

Según ha anunciado el movimiento social Sanitarios Necesarios, «este 25 de mayo salimos en silencio a dar visibilidad a la situación de precariedad en la que hemos y estamos trabajando».

La llegada del coronavirus al país, hace aproximadamente tres meses, puso de manifiesto la precariedad de la sanidad, no solo de material, sino también laboral. Y, a pesar de las difíciles condiciones a las que han tenido que hacer frente en esta batalla, los profesionales sanitarios han luchado por estar a la altura de lo que requerían las circunstancias.

«Sin embargo, todos los trabajadores estamos agotados. Y un seguno rebrote sería un duro golpe», confiesan desde el movimiento.

Posibilidad de una segunda ola

Por desgracia, la pandemia no es el único reto al que ha tenido que enfrentarse el sistema de salud, el cual ya viene sufriendo en los últimos años recortes, privatización, precaria temporalidad de sus profesionales y un largo etcétera.

Sumado a ello, y aunque poco a poco el país va volviendo a la normalidad, a estos profesionales ahora les toca hacer frente a las consecuencias que les ha dejado tanto la crisis sanitaria como el deterioro del sistema de salud: una crisis socioeconómica con su consecuente impacto en la salud, la posibilidad de una segunda ola, el aumento de pacientes crónicos debido a las secuelas de la COVID…

Por ello, en la protesta de este lunes, desde Sanitarios Necesarios recuerdan hacer hincapié en «que se garanticen los 10.000 puestos de profesionales sanitarios en la Comunidad de Madrid, e igualmente en el resto de comunidades autónomas con los contratos creados para responder a la crisis del coronavirus». Puestos que han sido indispensables durante esta pandemia y que son necesarios ahora para fortalecer el sistema sanitario público.

Así mismo, piden también un refuerzo de la atención primaria, entendiéndola como eje central del sistema nacional de salud, y un refuerzo de la atención hospitalaria y abordaje de las listas de espera, que se han visto muy aumentadas durante estos meses.

Tampoco se olvidan de las residencias de mayores, uno de los sectores más golpeados de la crisis. Por eso exigen una dotación de personal a estas residencias, que además «deberían ser públicas y capaces de dispensar cuidados dignos y de calidad».

Mi madre nunca me lo ha confesado, pero yo estoy segura de que la primera palabra que pronuncié siendo bebé fue « ¿Por qué? » Años más tarde, en el colegio, los profesores me apodaron la niña de las tres preguntas y, desde entonces, tuve bastante claro que lo mío era la comunicación.

Deja un comentario