A pesar de que todavía no se sabe cuándo se volverá a reactivar la economía en el país, diversos sectores relacionados con el turismo se han puesto ya en marcha para crear nuevos protocolos que les permita reabrir sus negocios cuanto antes.

Desde hace semanas, tanto el sector de la hostelería como el de la restauración, han creado una serie de medidas para que, una vez termine el confinamiento, los clientes pierdan el miedo a acudir a los establecimientos.

Es el caso de un bar del municipio madrileño de Leganés, el cual ha sido pionero en implementar una medida a la que, probablemente, se irán sumando otros establecimientos.

Creada por el empresario Manuel Gil, la iniciativa ‘Llena tu bar’ consiste en instalar mamparas en las mesas de los locales para así poder distanciar a los clientes y evitar los contagios.

Mamparas transparentes

Se trata de un sistema de mamparas de metacrilato que separarán a los comensales en las mesas de manera que todos estarán juntos, pero sin entrar en contacto unos con otros.

Aunque por el momento esta medida no ha sido avalada por el Gobierno, las mamparas anticontagio ya están disponibles y los precios dependerán del grosor del metacrilato. «Si se trata de un grosor fino puede oscilar entre los 50 y 60 euros, mientras que una muy gruesa pueda llegar a los 400 euros», apunta Gil.

Así mismo, Manuel ha querido hacer un llamamiento a las marcas de refrescos y cerveza (como Coca-Cola o Cruzcampo) para que este verano, en vez de regalar a los establecimientos sombrillas y mesas con el logotipo, regalen este tipo de instalaciones.

Publicada por Manuel Gil Lareu en Viernes, 24 de abril de 2020

Se trata de una medida que se anticipa a lo que decida el Gobierno en materia de hostelería y está encaminada a agilizar la reapertura de los negocios. «Como no se saben las medidas que las autoridades puedan adoptar, hemos pensado que esta sería una forma segura. Los comensales podrán salir a los restaurantes y relacionarse sin tener ningún riesgo de contagio», comenta Gil.

Mi madre nunca me lo ha confesado, pero yo estoy segura de que la primera palabra que pronuncié siendo bebé fue « ¿Por qué? » Años más tarde, en el colegio, los profesores me apodaron la niña de las tres preguntas y, desde entonces, tuve bastante claro que lo mío era la comunicación.

Deja un comentario