Los test para averiguar si una persona está infectada por COVID-19 se repartirán en los hospitales y centros de mayores, pero no en los centros de atención primaria.

Como los test no se repartirán entre los centros de atención primaria, el Sindicato de Médicos y Facultativos de Madrid, que está federado en CSIT unión profesional, solicita a la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid que permita hacer estas pruebas también en esos centros.

Así mismo, desde el sindicato recuerdan que es «precisamente en atención primaria donde se diagnostican y se siguen diagnosticando entre el sesenta y el ochenta por ciento de los pacientes con sospecha de infección por COVID-19, la mayoría de los cuales no van a necesitar acudir al hospital en ningún momento de la evolución de la enfermedad». Como consecuencia de la imposibilidad de hacer la prueba microbiológica, los pacientes son clasificados como «casos sospechosos de COVID-19», pero sin poder confirmar en ningún momento la infección.

Por otro lado, sí se aplicarán los test en hospitales, centros extra hospitalarios, como residencias de mayores, y las penitenciarías. El Ministerio de Sanidad ha publicado una guía con el uso de los test. En este se explica que estas pruebas son test rápidos de detección de anticuerpos. Es decir, según la presencia de anticuerpos que haya fabricado el posible paciente ante la COVID-19 o no, se estipula si está o no infectado.

Estas pruebas se las califica de «rápidas» precisamente porque en tan solo quince minutos se tienen los resultados. Además, Sanidad añade que «estos test han demostrado una especificidad del cien por cien y una sensibilidad del 64 por ciento cuando se aplican en pacientes sin tener en cuenta el tiempo de evolución de la enfermedad, siendo de alrededor del 80 por ciento en pacientes con más de siete días de evolución».

¿Cómo se distribuirán?

En los de no atención primaria, se diferenciará ligeramente según la naturaleza de la institución. En los hospitales, según Sanidad, «la toma y análisis de las muestras seguirá los procedimientos establecidos por su gerencia y los servicios implicados en la gestión de la recogida y análisis de la muestra».

Así pues, en los centros de mayores la aplicación rápida también se utilizará, con el fin de evitar posible brotes del virus. Desde el ministerio indican que «su uso está indicado en pacientes sintomáticos si han transcurrido varios días desde el inicio de síntomas».

Mientras tanto, en las instituciones penitenciarias, la prueba para hacer el diagnóstico será la PCR y los test de detección de anticuerpos estará reservado para los casos altamente sospechosos de estar infectados por COVID-19.

1 Comentario

Deja un comentario